Envío gratis a partir de 18 €

natura siberica
urban protect natura siberica
Combate el impacto de la vida urbana en tu cabello con esta línea creada para él.

Qué difícil es ser tú. Nadie entiende lo mucho que sufre tu cabello en esta ciudad. Nadie excepto Urban Protect. ¿Qué estás haciendo sin ella?

Descuento

Comprar

Filtrar

Tipo de Producto
Soluciones a
Marca
Stock

270 ml

Regenera y repara el cabello
Facilita el peinado
Refuerza la protección natural

4,21

270 ml

Recupera la densidad capilar
Facilita el peinado
Nutre, da volumen y brillo

4,21

270 ml

Prolonga la vida del color
Potencia el brillo natural
Facilita el peinado

4,21

270 ml

Limpia y protege sin resecar
Repara y suaviza el cabello
Da brillo y revitaliza

4,21

270 ml

Limpia y suaviza el cabello
Calma el cuero cabelludo
Aporta volumen y brillo

4,21

270 ml

Elimina los agentes externos
Preserva y realza el color
Evita el pronto deterioro

4,21

300 ml

Regenera el cabello dañado
Retiene la hidratación
Protege y previene las roturas

5,06

300 ml

Nutre y repara la estructura
Mantiene el color intenso
Da brillo y flexibilidad

5,06

cosmetica anti polucion

La ciudad es un maravilloso lugar para vivir. Sobre todo si eres una follower de la vida a la que le cuesta muy poco convertirse en fashion victim y asistir a todos los events que puedas con tal de estar súper in. Especialmente los brunch electrónicos y los festis.
Vale, bueno, en realidad eso da igual. Hagas lo que hagas y tengas los gustos que tengas, lo importante aquí es que vives en una ciudad.
Y que todo tu cuerpo lo sufre. De pies a cabeza.

Se cae. Se rompe. Se encrespa. Ayuda. Help. Danger. Peligro. Stop. No puede ser que lo que “disfrutas” (quitemos al estrés y la polución de ese saco) te destroce el pelo poco a poco. Debes tomar acción con Urban Protect.

Érase una vez un lugar llamado La City.
La ciudad, para los amigos. Pero no para los que vivían en ella, sino para los que la veían de lejos.
Porque para los que vivían dentro no era ninguna amiga.
Los que estaban en su interior eran presas de su poder… sin saberlo.
Un rebaño de pobres desgraciad@s que vivían creyendo que eran felices. Que tenían todo lo que querían. O, al menos, todo lo que necesitaban.
Que eran fuertes, imparables, indestructibles.
Que se iban a comer el mundo.
Hasta que el mundo se los comió a ellos.
Empezando por la cabeza.

No sabían que les faltaba Urban Protect

Ciertamente, la gran ciudad era un lugar para soñar. Toda persona que aterrizaba en ella lo hacía con grandes esperanzas. Con grandes ilusiones. Porque prometía tanto…
Y eso por no hablar de las que ya habían nacido allí.
Esas eran las afortunadas que llegaban a un mundo avanzado, con expectativas, que conocían la vida desde adentro, sin necesidad de adaptarse. Todo parecía muy fácil.
Pero no lo era tanto.
Porque, como dicen, no es oro todo lo que reluce.
Y todo tiene un precio. Incluso para quien cree que está libre de impuestos.
Porque ese precio no se pagaba con dinero, se pagaba con la salud.
Y no solo la de los órganos: la salud de la piel, la salud del cuerpo, la salud del cabello.
Y este último lo hacía con creces.
Porque…

Un momento. ¿Qué hacemos hablando en pasado? Ni que estuviésemos contando algo de la Edad Media.
Parecía muy antiguo, ¿verdad?
Pues no.
Por mucho que parezca del siglo pasado, es tan actual como los selfies.
Esos en los que, para tu suerte y con la ayuda de unos cuantos filtricos, no se nota el pelo-desastre que llevas.
No es por ofender, de verdad, que nosotros, durante un tiempo, formamos parte del mismo club.
El Club de las Melenas Damnificadas.
Pero igual haya llegado el momento de presentarte a tu próximo crush pa’ que te quite las penas: Urban Protect.

Urban Protect no es trending topic, pero debería

No es por “frontear” como dicen algunos (presumir, vaya), pero Urban Protect se merece un hashtag *#urbanlove* de por vida.

Porque, para qué nos vamos a engañar, cuando alguien vale, se dice y ya está. Sin problemas. ¿O no?
Venga, ahora que ya nos las hemos dado un poquito de guays, vamos a contarte dos cosas:

  1. En realidad, no somos así. Era todo broma, excepto lo de que Urban Protect se merece un hashtag. Ahí estarás de acuerdo con nosotros en menos tiempo del que crees.
  2. Qué es Urban Protect. Que algo tendrás que saber antes de declararte fan incondicional, pensamos.

Así que allá va:

Urban Protect pretende ser, y será, a tu pelo lo que Superman al mundo. Así, dicho humildemente. Una especie de salvavidas.
Ahora bien, el requisito indispensable para poder salvarlo es que antes haya estado en peligro, es decir: que esté bajo la impune influencia del estrés, la contaminación y, en general, los efectos secundarios de vivir en una ciudad.

De eso no tenemos duda que cumples con todo, ¿verdad?

Pues entonces estás lista para recibir un rescate con urgencia. Y, ojo a esto: no es necesario etiquetarlo. Él solito viene a por ti.

Urban Protect te está mencionando

Y, si lo está haciendo con insistencia, es por algo.
No es que sea el típico pesado que te dice “¡Hola!” veintisiete veces al día porque no le respondes.
Es más bien ese al que le mandarías una foto en la que aparece una frase muy profunda con una clara indirecta romántica.
Así que si ahora es él quien te llama, no le des la espalda. Porque sabes que lo necesitas.

Especialmente porque:

  • Día a día pasas, desde el primer minuto de tu día hasta el último, corriendo de un lado para otro como un galgo.
  • Por muchas coletas o moños que puedas hacerte, tu melena está tragando humos por cada una de sus fibras. Y, de hecho, si lo llevas recogido tampoco mejora mucho la cosa, porque probablemente lo acabes llevando cohibido (es decir, tensando las raíces) durante más horas de las que deberías.
  • Si lo llevas suelto, tampoco es que soluciones mucho. Porque entre el viento, el sol y el frío lo van cargando de enredos y debilidad que, cuando aparece el cepillo, se convierten en tu peor enemigo. Y una mata de pelos tras otra dice “hasta otro ratito, cari”.
  • El estrés y/o la ansiedad te comen. Incluso cuando crees que no lo están haciendo, siguen ahí. Trabajando en silencio.
  • Al margen de todo, te gusta cambiar de look. De vez en cuando lo necesitas. Y no tan de vez en cuando, también. Que un tinte nos sienta genial. Cuando no nos sienta tan bien es cuando han pasado unos pocos días y el cabello ya empieza a resentirse.

Puede que no te haga falta por todos los puntos que mencionamos, o puede que te sientas identificada en cada uno de ellos.
Pero si hay, al menos, uno con el que creas que encajas, Urban Protect es para ti.

Urban Protect tiene muchos perfiles buenos

A diferencia de lo que nos ocurre a algunos, él no tiene un solo lado malo. Lo mires por donde lo mires, encontrarás algo que te gustará.
Y, también a diferencia de nosotros, no todo es A o B.
Más bien es A, B o C.
En efecto, no tiene solo dos caras: tiene tres.
Y, para serte sinceros, nosotros no podríamos escoger. Pero tú sí, porque cada una de ellas está orientada a un objetivo distinto:

  • Anticontaminación: si eres como un rider y pasas más horas de las que te gustaría sorteando la polución del ambiente, esta línea es para ti. Su protagonista, el extracto de enebro silvestre, se encargará de recordarte que todavía hay vida después de los humos y los aerosoles.
  • Antiestrés: tómate tu tiempo para respirar y deja que también lo haga tu melena. Especialmente con la ayuda del extracto orgánico de rosa ártica, que está dispuesta a asumir la sobrecarga por ti con tal de recuperar tu salud y la de tu cabello.
  • Oil-plex: tinte sobre tinte oscurece, dicen l@s coloristas. Y también entorpece, añadimos nosotros. Entorpece el bienestar y, de vez en cuando, no solo debilita sino que encima desaparece dejando un rastro de color que nada tiene que ver con lo que buscas. Y te preguntarás: ¿es posible mantenerlo sin dañar el cabello? Pues mira, a eso dejaremos que sea la schizandra oriental quien te responda.

Podríamos decir que a Urban Protect no le va lo mainstream, aunque claramente ofrece soluciones para las consecuencias de una vida entre masas, ¿verdad?

¿Cuántos likes para Urban Protect?

Pues por aquí ya te decimos que miles.
A veces intentamos disimularlo, pero en este caso no podemos. Nos es totalmente imposible negar la realidad, y es que Urban Protect es todo lo que cualquier cabello urbanita necesita. Cumple con las tres V’s de rigor:

  • Verde: en el sentido más literal de la palabra. Está hecha de plantas y bayas silvestres recolectadas a mano por tribus siberianas. Tribus que, por cierto, pueden tener una vida digna, entre otras cosas, gracias a esto. Así que imagínate lo que consigues cada vez que te llevas a tu casa un producto de esta colección. Para que luego digan que la gente que vive en la ciudad es egoísta.
  • Vegana: lo que resuelve por un lado que no lo estropee por otro. Una colección que pretende liberarte de los males de la vida moderna tiene que predicar con el ejemplo, por ello no está fabricada con componentes de origen animal ni tampoco está testada en ningún animal (ni los ingredientes ni el producto final).
  • Verificada: en su gran mayoría, los productos que componen esta colección están certificados por Ecocert con el sello Cosmos Natural, y eso significa que, al menos, un 95% de los ingredientes que llevan son de origen natural, vegetal y orgánico.

¿No las conocías? Pues desde ahora ya sabes que no debes pedir menos para tu melena.

Los destacados de Urban Protect

Una persona no puede ser especial si no hay algo en ella que demuestre que lo es. Puede decir y hablar mucho, puede posturear como la que más, pero es en la realidad, en lo palpable, donde se ve lo que hay.
Por eso no podíamos terminar esta colección sin mostrarte la materialización de lo que te hemos contado hasta ahora.
Es decir, los productos que encontrarás en Urban Protect.

  • Champús: sin lavarse no se va a ninguna parte. Y menos tú, que no te haces una foto si no tienes el pelo perfecto. Por eso este es el básico que no te faltará en ninguna de las tres vertientes que ofrece la colección.
  • Acondicionadores: por muy rudo que pueda llegar a ser tu carácter, tu pelo siempre querrás que esté suave. Y, sobre todo, sin enredos. Así que no es negociable: la hidratación tenía que estar.
  • Mascarillas capilares: cuando la desesperación empieza a notarse hasta tal punto que no subes stories, es el momento de acudir a los grandes remedios. Y, ya que estamos, déjanos darte un consejo: si las incorporas a tu rutina no habrá más momentos de desolación. No capilares, al menos.

Ahora que ya te hemos puesto las cartas sobre la mesa, eres tú quien decide si quiere jugar a este juego o seguir con tu particular Jumanji urbano. Nosotros lo tendríamos bastante claro… pero tú, ¿lo visualizas?

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)