eSCOGE REGALO A PARTIR DE 29 €

El Regalito de la semana

Hola Bombón, esta semanita tenemos unos regalitos especiales para tí. Puedes escoger entre estos 2, eso si, nos tienes que hacer un pedido de 29 €.

Si te apetece alguno, solo lo tienes que seleccionarlo cuando llegues al carrito y te lo llevas por tu cara bonita. 

Envío gratis a partir de 9 €

PAGA EN 4 CUOTAS SIN INTERESES

Consejos para que «desmaquillarte» se quede solo en las últimas cuatro letras

Consejos para que "desmaquillarte" se quede solo en las últimas cuatro letras

Consejos para que «desmaquillarte» se quede solo en las últimas cuatro letras

Desmaquillarte a veces da mucha pereza, sí. Pero las consecuencias de no hacerlo, o de hacerlo mal, van mucho más allá de parecer un mapache.

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

Desmaquillarte bien es La Clave

Maquillarse es la parte divertida, eso lo sabemos, pero disfrutar de una piel limpia y saludable no tiene precio. Aprende con nosotros de una vez por todas los trucos para desmaquillarte correctamente, y deja de estar postergando el momento. Más allá de lucir un cutis fabuloso, te sentirás feliz con los resultados, que se notarán a simple vista.

¿Por qué es tan importante desmaquillar la piel?

Así como nos encanta maquillarnos, también debería gustarnos el hecho de desmaquillarnos.

Sentir que la piel respira, estando libre de impurezas y residuos, definitivamente es una sensación liberadora – sí, algo parecida a quitarse el sujetador después de llevarlo puesto todo el día -.
Sin duda, no desmaquillarte puede traerte ciertos problemillas, que más pronto que tarde pueden terminar afectando gravemente a la apariencia de tu rostro. Pero tranquila, que en Soyes! estamos para ayudarte.

Si eres de las personas que se maquillan con frecuencia y, para colmo, acostumbras a usar muchos productos al mismo tiempo para maquillarte, ¡cuidado! Será mejor que sepas retirar hasta la última gota de todo ese maquillaje al terminar el día. Aunque estés cansada y muy atareada, o llegues a casa después de una noche de copas, no hay excusa que valga… No debes pasar por alto que, para tener una piel sana y luminosa, necesitas purificarla y refrescarla constantemente. De modo que, por más ocupaciones o preocupaciones que tengas, será mejor que sigas estos consejos que hemos preparado para ti.

¿El mejor momento para desmaquillarse? ¡Pues antes de dormir!

Debemos entender que el maquillaje puede ser nuestro mejor amigo y, por otro lado, nuestro peor enemigo ya que, si sabemos aplicarlo pero no retirarlo, las consecuencias podrían ser catastróficas. Lo usual es que aproveches para realizar este importante paso de la rutina de belleza durante la noche, sobre todo antes de dormir, ya que es justo en ese momento de descanso cuando el cuerpo aprovecha para hacer la regeneración celular.

Si, te entiendo… sé que después de un día atareado sólo quieres llegar a casa, darte una ducha y descansar sin preocuparte por nada más – también me pasa – pero, piensa por un momento en que tan solo con invertir 10 minutos de tu valioso tiempo en desmaquillarte, tu piel te lo agradecerá para siempre.

Y, ¿por qué lo hará?

Pues, además de que podrías estar previniendo muchos daños a futuro (que más adelante te comentaré), seguramente verás los grandes beneficios que, con la ayuda de buenos productos y una correcta aplicación, harán que tu cutis luzca mucho más radiante y jovial, ¡algo así como un cutis de impacto!

Seré más específica. Si te desmaquillas antes de dormir:

  • Mantienes la piel limpia y oxigenada: eso es seguro. Cuando procedes a aplicar el desmaquillador y retirar todo el producto y el resto de células muertas que se acumulan en tu piel, vas notando como ésta vuelve a tomar su brillo natural y tu rostro se siente más fresco, listo para un merecido descanso.
  • Previenes el incómodo acné: más allá de ser considerado una patología, este es un problema que en muchos de los casos puede evitarse si adoptas buenas costumbres dentro de tu rutina de belleza – como desmaquillarte -. La piel suele absorber muchos agentes contaminantes durante el día (sumado al maquillaje), lo que produce que los poros se obstruyan y aparezcan los granitos y puntos negros que tanto odiamos. El desmaquillador que uses seguramente te ayudará a combatir este mal.
  • Hidratas y evitas el envejecimiento del cutis: la mayoría de los desmaquilladores vienen con un conjunto de características y componentes, como vitaminas y nutrientes, que se encargan de ayudar a la regeneración de la piel. En consecuencia, mejoran su apariencia, manteniendo la elasticidad y muchas otras propiedades.
    No quisieras ponerte 10 años de más, ¿cierto?
  • Gozas de pestañas más fuertes: si sueles usar máscara de pestañas, es de vital importancia que, al momento de retirar el maquillaje, no te olvides de limpiar muy bien tus pestañitas; de por sí suelen ser muy frágiles, imagínate con maquillaje. Por eso ameritan mucho más cuidado, así que, aplicar mascarilla sobre mascarilla, no es una opción que debas tan siquiera considerar, si es que no quieres decir ¡adiós, pestañas!
  • Evitas posibles alergias, dermatitis y labios agrietados: no todas las pieles son igual de sensibles, ni mucho menos reaccionan igual ante el maquillaje, pero, como dicen: es mejor prevenir, que curar. Si te tomas en serio el ritual para desmaquillarte antes de dormir, no tendrás que preocuparte por sufrir unos labios agrietados por la mañana, o padecer de algún brote alérgico inesperado, que luego tengas que tratar con alguna pomada.

Es importante que sepas que todo va a depender de tu tipo de piel y, por supuesto, de los productos que utilices a diario en ella, tanto para el momento de maquillarte como para el momento de desmaquillarte. Por eso, en Soyes! siempre optamos por lo orgánico y natural: esas recetas no fallan.

Entonces, para que estemos atentos: los problemas a evitar van desde resequedad hasta poros obstruidos, que más pronto que tarde pueden causar la aparición de acné y envejecimiento prematuro. ¡Puede ocurrir hasta en las pieles más sanas, ojo!

¿Qué producto funcionará mejor para desmaquillar mi piel?

No te dejes abrumar. Aunque escoger el producto adecuado para nuestra rutina de belleza no suele ser tan fácil como parece, todo es cuestión de conocer tu piel y saber que, más allá de los precios, debes tener en cuenta un factor mucho más importante: la calidad.

Si eres de piel seca, son muchas las presentaciones que te van bien

  1. El aceite desmaquillador es muy práctico en estos casos, ya que suele aportar múltiples beneficios a este tipo de piel que tanto lo necesita. Por un lado brinda suavidad y condiciona la superficie del cutis, y por otro, se encarga de retirar hasta las impurezas más difíciles, del tipo que suele dejar el maquillaje “waterproof”. Así mismo lo hace el bálsamo
    que, hecho a base de aceites naturales, tiene muchas características hidratantes.
  2. El desmaquillador bifásico es la combinación perfecta entre dos sustancias (fases) distintas, una de consistencia acuosa y otra más bien oleosa. Para que haga el efecto de limpieza y remoción de impurezas por completo, no debes olvidar agitar muy bien el producto antes de aplicarlo.
  3. Por último, pero no menos importante, está la leche limpiadora, que con su textura suave es capaz de remover todo el maquillaje, con ayuda de un disco desmaquillante o, si eres más práctica, de tus dedos. De escoger este tipo de producto, te recomiendo hacer la prueba con la leche limpiadora micelar de Natura Siberica. Te puedo asegurar que sus componentes naturales y de origen orgánico harán maravillas.

Definitivamente, cualquiera de estas opciones te será muy útil si tienes la piel seca, ya que te evitarán el estar frotando durante mucho rato, y la hidratación que sentirás… ¡Uh La La! 

Para las pieles mixtas o grasas, menos aceite y más agua

Si tienes piel grasa, seguramente, a pesar de no sudar, sueles observar mucho brillo en tu rostro, sobre todo en la zona “T”. Incluso, dependiendo de la edad que tengas, puedes estar sufriendo de acné y algunos otros males. Oye… ¡que no puedes entonces estarte dando el lujo de dormir con el maquillaje, amiga mía!

  1. A ti, que tienes piel mixta o grasa, te recomiendo usar un gel limpiador que se adapte a tus gustos. Este producto es muy ligero y, cuando lo combinas con agua, actúa como una especie de exfoliante o espuma limpiadora (dependiendo de sus componentes), capaz de acabar con todas las bacterias y dejar tu piel tan fresca que no vas a reconocerla. El gel limpiador Piel perfectamente limpia de Café mimi es más que perfecto.
  2. Si no te apetece mucho esa opción, también puedes utilizar un agua micelar. ¿En qué consiste? Pues es de los productos más top en el mercado de los desmaquilladores, y trabaja a base de unas moléculas llamadas “micelas”, encargadas de hacer toda la limpieza del cutis. Esta opción de Natura Siberia te encantará.

Con la piel sensible siempre es mejor tener cuidado

Lo recomendable para ti, que sueles sufrir con casi cualquier producto, es que primero acudas a un especialista (dermatólogo/a en este caso), para que te pueda aclarar las dudas con respecto al uso de maquillaje y todo lo referente a él.
Sin embargo, puede que usando algún mousse o gelatina limpiadora resuelvas tus problemas de limpieza facial, sin mayor problema.

Y para emergencias… toallitas desmaquillantes

Estas suelen ser muy prácticas y fáciles de usar, ya que generalmente cuentan con los componentes necesarios para desmaquillar la piel fácilmente.
Si tu maquillaje se corre por alguna razón y estás en el trabajo, en el gym, o simplemente no estás en tu casa, estas amiguitas te sacarán de apuros. Las puedes encontrar en diferentes formatos aunque, si eres de piel sensible o seca, es mejor que las evites, ya que suelen tener alcohol entre sus componentes, y esto puede causarte irritación o alguna reacción alérgica.

Mi recomendación: las toallitas micelares de Natura Siberica. Disponibles para pieles grasas y en versión genérica.

Si quieres desmaquillarte correctamente, ahora toca poner atención

Pues bien, a estas alturas ya tenemos muy claro que el desmaquillarse es fundamental para que la piel goce de buena salud y se mantenga lo más reluciente y jovial posible. Sin embargo…tienes que tomar en cuenta que la cuestión no es sólo aplicar el desmaquillador y ya. Como todo proceso, tiene sus técnicas y, en Soyes! nos hemos preparado para darte todos esos tips que te hacen falta para empezar a cuidar mejor de tu piel.

  • Sea que apliques el desmaquillador con un disco de algodón o con los dedos, la mejor forma para hacerlo siempre será en sentido ascendente, con movimientos circulares (no muy fuertes), pero recuerda: nunca y repito, ¡nunca! hacia abajo… ya que tu piel podría terminar estirada y colgante dentro de unos años.
  • No pases por alto ninguna zona que pueda tener maquillaje. Con esto me refiero a que, más allá de enfocarte en limpiar tu rostro, debes recordar que hay otras partes de tu cuerpo que posiblemente necesites desmaquillar, así como el cuello, el escote y detrás de las orejas. Por supuesto, si despejas bien estas zonas antes de empezar, aseguras que el alcance de la limpieza sea mayor y mucho más efectivo.
  • Masajear tu piel mientras aplicas el desmaquillador hará que la experiencia sea aún más placentera y relajante. Con ayuda de tus dedos, realiza movimientos suaves que no hagan mucha presión. Esto ayudará enormemente a la oxigenación y también a la circulación.
  • Alrededor de los ojos, el maquillaje se retira con mucha más delicadeza. La piel de esta parte del cutis suele ser sensible y relativamente delgada, por lo que basta con dejar actuar el producto un momento, para luego retirar el maquillaje sin mucho esfuerzo.
  • Si hablamos de momentos del día, la noche es el momento ideal para desmaquillarte. Como te he mencionado anteriormente, lo recomendable es que dejes tu rutina de limpieza para antes de ir a dormir, peeero… si llegas temprano a casa y quieres dar un respiro a tus poros desde ya, también es válido.

Y aquí van los pasos para desmaquillar la piel como toda una profesional

  1. Empieza por los la zona más sensible del cutis… alrededor de los ojos.
    Sea que te hayas aplicado máscara de pestañas, delineador, sombra o solo algún corrector o base, lo mejor es que utilices un producto diseñado especialmente para la limpieza de los ojos. Puedes aplicarlo con tus dedos anulares (estos actúan mejor al tacto), dejarlo actuar y esperar para remover el maquillaje con un disco desmaquillante.
  2. Aplica en el resto del rostro y partes del cuerpo el desmaquillador que mejor se adapte a tu tipo de piel. Para realizar este paso necesitas de tus dedos o de un disco desmaquillante que te permita esparcir suficiente producto (sea gel, crema, leche limpiadora…), procurando llegar hasta los extremos del cutis y otras zonas como el cuello, cuya limpieza debe hacerse de abajo hacia arriba.
  3. Lava tu cara con agua tibia. Así retirarás el excedente del producto limpiador y cualquier residuo que haya quedado. Puedes dejar secar con aire o hacer pequeños toques con una toalla limpia.
  4. Tonifica e hidrata. Finalmente, después de asegurarte de que no queda ni un rastro de impurezas ni maquillaje, es momento de proceder a cerrar los poros con el tónico de tu preferencia e hidratar simultáneamente (esto último, solo si lo crees necesario).

¿Ves que no es tan difícil? Si pones en práctica esta súper guía, te aseguro que no verás la hora de llegar a casa para darle a tu piel el trato que merecéis (sí, tanto tú como ella).

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

LOS REGALOS DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)