Envío gratis a partir de 5 €

¿Se puede mejorar la piel seca con alimentación? Muerde la manzana y verás

piel seca natural

¿Se puede mejorar la piel seca con alimentación? Muerde la manzana y verás

Empieza a cuidar tu piel seca de dentro hacia afuera. Aprende que una buena alimentación es clave para ser la envidia de las celebs (¡puaj!).

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

Cambia de piel seca a piel sedosa en dos mordiscos

Aunque nos pueda parecer que para cuidar de nuestra piel seca solo necesitamos de unas cuantas cremas y lociones – teniendo en cuenta que es un órgano externo – lo cierto es que va más allá de eso… también es indispensable prestar atención a nuestros hábitos alimenticios, y eso ¿por qué? Pues porque, como sabemos, los alimentos actúan internamente en nuestro organismo – a diferencia de los productos hidratantes y demás – aportando todos esos nutrientes y vitaminas que nos hacen falta para poder levantarnos y decir «¡estoy saludable, porque me veo y me siento bien!».
Más allá de complacer a tu paladar y caer en la tentación de comer todo eso que te gusta – sí, hablo de las hamburguesas que no faltan los fines de semana -, no estaría de más sentir un poco de responsabilidad por las consecuencias que esto trae a tu cuerpo, especialmente a tu piel. Lo que quiero decirte es que, ciertamente, para lucir una piel sana, hidratada y suave, es necesario hacer ciertos esfuerzos.
Por ejemplo, si eres de piel seca ¡ten cuidado! ya que deberás renunciar a alguna que otra cosa. Como sabes, tu piel puede ser mucho más sensible y delicada ante ciertos factores – alimentación, clima, entre otros – que quizás en otro tipo de piel no causen mayor problema. La sequedad, irritación y tirantez, consecuencia de la falta de hidratación en tu dermis, pueden combatirse, siempre y cuando decidas tomar el control y empezar a hacer mejores elecciones alimenticias . Tranquila, con la ayuda de un o una nutricionista y los consejitos que te damos en Soyes!, todo será más fácil de lo que piensas.

Piel seca: víctima de mala alimentación y otros factores

Antes de nada, me gustaría saber si te has preguntado alguna vez: «¿por qué tengo la piel seca?».
¿Tu respuesta es sí…? ¿O, tal vez, no? Tranquila, amiga mía. Sea como sea, me he preparado para aclarar todas tus dudas con respecto al tema, e indicarte que tal vez tu alimentación tiene mucho que ver con la salud y condición general de tu piel.
Para empezar a tomar cartas en el asunto, primero debes reconocer a qué factores te has expuesto últimamente que sepas puedan estar perjudicando el estado de tu piel. Como ya te he mencionado antes, el tipo de alimentación que llevas es fundamental para definir su situación de salud y apariencia general, pero no es lo único que pudiera estarla afectando. Tomar el sol en exceso, por ejemplo – ir de playa en playa en verano puede que no haya sido muy buena idea – es uno de los tantos que, junto a tus hábitos alimenticios, podrían estar causando que sufras los males típicos de una piel con sequedad y altamente irritable.
Como es mejor prevenir, o en todo caso, actuar a tiempo, paso a aclararte de una vez por todas cuáles pueden ser los factores causantes de tu tipo de piel:

  • El primero a considerar, la genética. Si tienes familiares cercanos que padecen de piel seca, puedes estar casi segura de que la has heredado de ellos. En efecto, no todas las herencias implican algo material. También podemos heredar rasgos y patologías. Si ya has indagado y no es tu caso, puede que sea otra cosa la que está afectando tu piel.
  • A mayor edad, mayor sequedad. Los años pasan factura, querida, de eso no hay duda. Gradualmente, nuestro cuerpo deja de producir muchas sustancias que lo hacen funcionar correctamente. En algún punto de nuestra vida podremos notar que nuestra piel ya no es la misma, que ha ido perdiendo su brillo y su firmeza y que ya no está tan hidratada. Esto es completamente normal, y puede ser el indicativo de que necesitas más vitaminas y nutrientes de lo que piensas. La mascarilla facial nutritiva Piel seca de Natura Siberica podría llegar a ser tu mejor amiga para afrontar el peso de los años, junto con este sérum, a juego con ella, que también está cool para hidratar tu piel.
  • Exposición a climas extremos. Por un lado está el frío tormentoso del invierno y, por otro, el calor que te derrite durante todo el verano. Ninguno de los dos es bueno para tu piel, así que evítalos a toda costa. Si puedes ayúdate con productos que puedas usar tanto para el día como para la noche.
  • Cosméticos inadecuados. Siempre debes evaluar muy bien tu tipo piel antes de probar cualquier producto en ella, más aún si eres de piel seca, ya que es de las más sensibles. Asegúrate de no ser alérgica a los componentes químicos, ya que existen muchas lociones, cremas y cosméticos en general que son tan fuertes que terminan dañando tu piel. Por eso es que en Soyes! nos dedicamos, desde el minuto 1, a ofrecerte productos naturales, con componentes orgánicos (sin duda son los que dan mejores resultados… y con calidad garantizada).
  • Tu alimentación dice mucho de ti. Si sueles ingerir alimentos y bebidas con pocos nutrientes y vitaminas, así como tomar poco agua o consumir muchos ultracongelados y alimentos procesados, aumentas las probabilidades de tener la piel seca.

¿Qué tipo de alimentos son amigos de la piel seca?

Nuestro cuerpo necesita de muchos nutrientes, minerales y vitaminas para gozar de buena salud y, generalmente, cuando no los recibe empieza a ser notorio que algo pasa. La piel, en este caso, es de las partes del organismo que más rápido lo manifiesta, ya que se encuentra expuesta y su aspecto tiende a cambiar casi inmediatamente.
Si tu piel luce opaca, deshidratada y con poca luminosidad, es momento de actuar y, empezar a implementar poco a poco nuevos hábitos alimenticios.

Consume alimentos ricos en H2O

Como dicen: “el agua es vida”. Los nutrientes y minerales que tiene el agua son indispensables para el cuerpo humano y, por eso, no podemos dejar de consumirla en nuestro día a día, más aún si tenemos la piel seca.
Si consumes abundante agua, sea en alimentos o bebidas, notarás como tu piel empieza a tornarse más firme, radiante e hidratada que de costumbre. El efecto se genera a nivel celular, por supuesto, pero los cambios visibles son más que evidentes.
En su mayoría, son las frutas y verduras quienes toman el protagonismo en cuanto a hidratación se trata. Verdaderamente estos alimentos tienen un alto porcentaje de agua, razón por la cual te recomiendo a ti, que eres de piel seca, que incorpores en tu dieta – en la medida de lo posible, por supuesto – alguna de las siguientes:

  • Apio
  • Tomate
  • Cebolla
  • Pepino
  • Piña
  • Sandía
  • Berenjena
  • Melón

Solo piénsalo: son perfectos para hacer una rica ensalada, sea para el desayuno, comida o cena. O, por qué no, un rico jugo natural. Mmm… ¡se me ha despertado el apetito!

El Omega 3 es indispensable

Los ácidos grasos omega 3 son buenísimos para la piel seca. Tanto es así, que además de hidratar, nutrir y regenerar la piel – como si eso fuera poco – también son capaces de retrasar el proceso de envejecimiento de la misma.
Algunas molestias como la hinchazón, el picor y la tirantez son frecuentes en este tipo de piel, pero para eso está el omega 3 que, con sus propiedades antiinflamatorias, puede hacer que desaparezcan por completo.

Ahora bien, ¿en qué alimentos puedes encontrarlo?

Pues en pescados como el atún, el salmón y los mariscos… pero también se encuentra en frutos secos, como las ricas nueces, las semillas de chía (ideales para combinar con leche vegetal y hacer un rico desayuno) y las semillas de lino. Por último, pero no menos importante, debo mencionar el aceite vegetal, ingrediente con grandes beneficios y alto porcentaje de Omega 3.

Con vitamina E todo es mejor

Este tipo de vitamina no puede faltar. Cuando tienes la piel seca, necesitas protegerla al máximo de todos esos factores externos que sueles enfrentar día a día. Evita a toda costa los cambios bruscos de temperatura y los rayos UV, eso por mencionar algunas cosillas, ya que, aunque la vitamina E te ayudará a no percibir mayor daño, no te recomiendo arriesgarte.
Entonces, con propiedades antioxidantes y regeneradoras, los alimentos que te pueden proporcionar esta valiosa vitamina son:

  • Los aceites vegetales, entre ellos el de maíz, soja y oliva
  • Frutos secos como avellanas, cacahuetes y pistachos
  • Semillas de girasol
  • Vegetales verdes como la espinaca, el brócoli y los nutritivos espárragos

Para mejorar la piel, vitamina C

Cuando hablamos del cuidado de la piel, es imposible dejar de lado a la vitamina C. Es de las más recomendadas por los expertos en salud estética, ya que sus propiedades estimulan el tejido interno de la piel, mejorando la hidratación y producción de colágeno.
Si estás empezando a notar líneas de expresión y alguna que otra arruguita, te invito a combatirlas con estos alimentos ricos en vitamina C.

  • Seguro que lo primero que se te viene a la mente son frutas como la naranja y la mandarina, ¿cierto? Pues sí, ellas contienen mucha vitamina C. Pero también hay que incluir otras frutas ácidas como la papaya o el limón, además de frutos rojos como las deliciosas fresas.
  • Algunos vegetales como el pimiento rojo, el brócoli y el perejil.
  • ¡Oh, sí! Los frutos secos otra vez. Nueces, almendras y más pistachos para ti.

Por último, pero no menos importante, vitaminas A y B2

La vitamina A hará que luzcas una piel estupenda, bien cuidada y con la pigmentación perfecta. Actúa como:

  • Antioxidante: previniendo el envejecimiento de la piel (manchas, arrugas, líneas de expresión…)
  • Pigmento: regulando la coloración de la piel.
  • Reafirmante: evitando la flacidez.

Con sus múltiples propiedades, la vitamina B2 ayuda, entre tantas otras cosas, a la regeneración celular de tu organismo.
Lo cierto es que ambas aportarán firmeza, pigmentación y muchos otros beneficios que a tu piel seca tanto le hacen falta. Pero vamos al grano: por si no lo sabías, se encuentran en alimentos que solemos tener todo el tiempo en casa.
Estaríamos hablando de: huevos, productos lácteos (mantequilla, suero, yogur, queso…). Eso por lo que tienen en común y, en el caso específico de la B2, tendríamos que seguir incluyendo alimentos como las carnes magras, legumbres y hortalizas verdes.

Alimentos que hacen llorar a tu piel seca

Así como ya te he mencionado algunos beneficios y ventajas que aportan ciertos alimentos al cuidado y la mejora de tu piel, tengo que recordarte que muchos otros pueden, más bien, perjudicarla.

Eres lo que comes… ¿Se te hace conocida esta frase?

Para ser más explícita, lo que quiere decir es que si te alimentas adecuadamente, con alimentos nutritivos, serás la chica con piel radiante, pero… si tus hábitos se inclinan más por alimentos fritos, repletos de químicos conservantes y del estilo de los procesados, despídete de la piel soñada que tanto anhelas.

Empieza por evitar el alcohol

Sí… que podéis iros de copas con tus amigas de vez en cuando. Pero, como es de sabios recordar, todo en exceso hace daño. Sobre todo el alcohol, que afecta directa e inmediatamente a tu organismo, siendo tan nocivo que además de marearte y todo lo otro – tú ya sabes de lo que hablo, pillina -, provoca que tu cuerpo deje de producir muchos nutrientes indispensables para la auto-regeneración de tu piel.
De por sí, si tienes la piel seca no es recomendable que uses productos estéticos que contengan alcohol. Ahora imagínate el daño que puede causarte si lo ingieres. Estarías perjudicando a más órganos además de tu piel, y los síntomas como sequedad, rosácea y tirantez seguramente estarían más presentes que nunca.

Menos productos procesados

El problema con este tipo de alimentos es que contienen demasiados aditivos conservantes. Estos químicos, obviamente, no son muy bien recibidos en tu cuerpo, y tu piel te lo hará saber.
Los efectos de tu piel seca (rojez, tirantez, irritación…) podrían empeorar y, por supuesto, no quieres por nada del mundo que eso pase ¿o sí?

La sal está bien, cuando no sobra

A nadie le gusta comerse algo insípido, eso está claro. Pero, si tienes la piel seca, la sal es un elemento que querrás eliminar casi por completo de tu dieta.
Más allá de dar sabor, la sal se caracteriza por absorber la humedad, por lo que abusar de ella con aperitivos y otros alimentos no es un buen plan si no quieres terminar de secar y deshidratar tu piel por completo.

¡Azuuucar..!

Sacar a tu niña interior puede ser divertido, pero no en este ámbito de tu vida. Sé que un chocolate, un caramelito o un postre no se le pueden negar a nadie, pero tampoco abuses de tu pobre cuerpecito, que aparte de dañarte la dentadura, no te das cuenta que reduces la elastina de tu piel y, por si fuera poco, la producción del tan preciado colágeno.
Si ya han aparecido algunas arrugas y tu piel ha perdido brillo, olvídate de los dulces por un buen rato.

Para concluir, te dejo esta fórmula eficaz, que te hará recordar todo lo que te he comentado hasta ahora… ¡Ahí te va!

Buenos hábitos alimenticios + Productos adecuados = piel saludable e hidratada.

No falla. En resumen: queda muy claro que no se trata de comer, sino de alimentarse, y… ¡que no basta con preocuparse por lo exterior, aplicar algunos productos y tomar agüita durante el día para evitar la sequedad de tu piel!
¿A qué esperas? Sácale provecho a cada alimento y verás que de bocado en bocado y de sorbo en sorbo se irán notando los cambios en tu piel.

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)