Envío gratis a partir de 18 €

Factores que influyen en el crecimiento del acné

Factores que influyen en el crecimiento del acné

Factores que influyen en el crecimiento del acné

Oye, tú, no te aflijas y sigue caminando con la frente en alto. Que el acné no es tu carta de presentación. Y menos cuando conoces sus flaquezas.

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

Compartir (la vida) es vivir, menos cuando es con el acné

Siempre has tenido un cutis suave y despejado, pero resulta que un día… ¡Zas! Despiertas por la mañana y, cuando te miras al espejo, ves unas espinillas molestas que te indican que apenas es el comienzo de un largo camino de cuidados y tratamientos. Acabas de darle una acalorada bienvenida al acné. Esto suele pasarle a mucha gente, pero ojo, que hay solución y en Soyes! estamos para auxiliarte.

En cada etapa de nuestra vida podemos observar que nuestro cuerpo se ve sometido a ciertos cambios de los cuales no tenemos control – sí, a veces es un poco injusto, lo sé -. Por ejemplo, nuestra piel: es una de las más afectadas en todo este proceso del devenir de los años, más aún cuando aparece el molesto e incómodo acné, siendo la adolescencia o pubertad el punto donde somos más propensos a sufrirlo. A partir de allí pueden empezar a aparecer los problemillas.

Es verdad que no a todos les llega a suceder esta incomodidad llamada acné – serás muy afortunada si es tu caso – , ya que depende de varios factores: hormonales, ambientales, tipología de la piel… pero si este llega a manifestarse, no te desanimes. Aunque te embajone un poco y puedas no sentirte igual de segura que antes, te prometo que puede tratarse y hasta curarse (utilizando los mecanismos adecuados, por supuesto).
Por ahora lo que te puedo decir es que con buena actitud, algún que otro producto – si es natural u orgánico, mucho mejor – y un tratamiento constante podrás notar mucha mejoría, así que here we go!

Hola, me presento: soy Acné el intensito

Bien, sé que no es apetecible hablar mucho de acné cuando lo sufres, pero es importante saber de qué se trata para que no te pille desprevenida y puedas atacar el problema correctamente.
En pocas palabras:

El acné es una patología o trastorno de la piel que afecta a un gran porcentaje de personas en cierto punto de su vida. Consiste en la inflamación de los folículos capilares, mejor conocidos como poros, que, al obstruirse – con residuos de maquillaje, células de piel muerta y mucho sebo -, toman forma de protuberancias en nuestra piel, comúnmente conocidas como granitos, espinillas, barros, puntos negros y, en casos especiales de mayor gravedad, quistes o nódulos.

Ya ves que no hay que descuidarse con este tema.
Puede manifestarse no solo en tu tan preciado rostro, sino en otras partes de tu cuerpo. Estaríamos hablando de los hombros, el cuello, la espalda y quizás otros lugares cercanos a estos.
Por si fuera poco, en la mayoría de los casos el dolor y la molestia suelen llegar detrás de la inflamación (protuberancias). Además, notas que tu piel se torna rojiza alrededor – especialmente cuando hablamos de espinillas -. Pero tranquila, que todo tiene solución. Más adelante te hablaré de ciertos ingredientes mágicos que minimizan todos esos síntomas.

No more drama: no hagas sufrir a tu piel de más

El problema del acné ya es lo suficientemente grande y tormentoso como para que te des el lujo de cometer errores de principiante que puedan acabar en catástrofe total para tu piel.
Algunos daños suelen ser irreversibles o muy difíciles de curar, por lo que, una vez más, me he enfocado en darte ánimo y, sobre todo, las herramientas necesarias para que puedas avanzar. Como siempre, poniendo como prioridad el cuidado de tu piel ante los factores que insisten en dañarla.

  • ¡Deja de pellizcar cada granito que ves!
    Entiendo que detestes ver esos barros o espinillas insoportables asomándose en cada espejo o superficie donde te reflejas, como diciendo «¡yujuuu, aquí estoy!», pero pellizcarlos no resolverá el problema, ni hará que desaparezca el acné. Más bien al contrario: puedes provocar aún más dolor, molestia e infección.

Solución: sea que tengas espinillas, granos, puntos negros… lo mejor siempre será asistir a un/a especialista para que evalúe tu situación y, si es el caso, proceda a realizar la respectiva limpieza de tu cutis, pues l@s dermatólog@s cuentan con las herramientas necesarias para trabajar en el cuidado de tu piel con mayor delicadeza. Sin embargo, si tu piel no ha llegado a extremos, lo mejor es dejar que todo “reviente” solito y, hasta entonces, utilizar productos adecuados que ayuden en la limpieza facial.

  • Exceso de sebo no es igual a hidratación
    A ver… no quiero ser aburrida, pero debes saber que los poros donde se encuentran los vellos de nuestra piel suelen estar dotados de ciertas glándulas, conocidas como glándulas sebáceas, que se encargan de producir esa capa “grasosa” de aspecto brillante que suele aparecer en ciertas áreas del cutis – si tienes la piel grasa, sabes perfectamente de qué hablo -.
    Sin embargo, es importante que no confundas la producción de sebo con la hidratación que de por sí necesita la piel para equilibrase. Cuando sufres acné, la tez tiende a irritarse mucho o a sufrir por sequedad en ciertos momentos. Y es mi deber informarte que la hidratación es la mejor forma de hacer frente a estos males.

Solución: Toma abundante agua y asegúrate de usar productos hidratantes que sean específicos para pieles grasas o mixtas. Es importante tenerlo en cuenta ya que, cuando hablamos de acné, a menudo nos referimos a este tipo de piel.

  • Menos estrés, igual a menos acné
    Muchas veces nos dejamos “arropar” por las situaciones y circunstancias del día a día. Y es entonces cuando aparece el estrés para hacer de las suyas. Si sufres acné, definitivamente lo mejor que puedes hacer es alejarte de todo lo que te cause angustia hasta el punto de convertirse en estrés. ¿Por qué? Pues porque algunos expertos en la materia aseguran que ese estado vital puede ayudar a crear una producción excesiva de sebo, lo que se traduce en obstrucción de poros y, a su vez, aparición del acné.

Solución: sé que es fácil decir «no te estreses». Por eso, mejor te diré que trates de introducir en tu vida pequeños hábitos que le den un plus de calidad. Frecuenta lugares al aire libre, donde puedas despejar la mente y relajar el cuerpo. Si acompañas esta actividad con un poco de ejercicio o algo de música de forma periódica, seguramente los resultados serán aún mejores.

  • La limpieza facial es vital
    En realidad lo es para todo aquél o aquella que desea tener un cutis saludable. Por esa razón, sin importar tu tipo de piel, debes realizarla constantemente (cada día, vaya).
    Mientras sufres acné lidias con el problema de tener poros obstruidos que se convierten en granos, espinillas y demás. Sea por exceso de sebo, acumulación de piel muerta, suciedad, entre otras cosas… lo importante es entender que, mientras más limpia y despejada esté tu piel, menores serán los síntomas de acné que advertirás.

Solución: en el mundo de la belleza y la salud, la constancia y la disciplina son una virtud.
Para ver resultados debes procurar no romper tu rutina de limpieza facial, así llegues súper cansada a tu casa después de un largo día de trabajo. Es justo y necesario que te des el tiempo – mañana y noche – para eliminar todas las impurezas que pudieran estar escondiéndose bajo tu tan preciado rostro.

Así limpiaba, así, así. Así al acné decía: Bye!

Pues sí. Tan importante es la limpieza como para dedicarle una sección exclusiva y ponerme un poco intensa.

Por supuesto, no debes perder de vista el hecho de usar productos de calidad que se adapten mejor a tu piel y al estado en el que se encuentra la misma. Obviamente, para gustos los colores… pero yo te recomiendo evaluar las opciones de Natura Siberica que te daré a continuación. Yo me declaro fan, para qué negarlo. Pero es que con ingredientes vegetales y naturales… solo pueden dar lugar a una piel mucho más saludable y libre de impurezas (bellísimo eufemismo de «acné», ¿verdad?).

No es que yo sea ninguna ninja de la cosmética antigrasa pero, si te apetece, siempre puedes darme un chance y probar alguna de estas mascarillas y/o lociones, que son de mis favoritas:

  • Mascarilla de arcilla limpieza profunda: simplemente una maravilla limpiadora a la que no podrás resistirte. Esta arma de destrucción acneica fue creada para hacerte sentir relajada y renovada en cuestión de minutos.
    El aceite de pino siberiano orgánico, la vitamina E, el eficaz ácido hialurónico, entre otros, son la clave de este producto que, además que limpiar, se encarga de tonificar, ayudar en la cicatrización – necesaria para las lesiones resultantes del acné – y nutrir, por nombrar otro efecto.
  • Loción tonificante para piel grasa:como anillo al dedo nos ha caído esta loción para enfrentar con hechos todo este tema del acné. Así como su nombre lo indica, es ideal para usarla sobre pieles grasas, contando con los ingredientes que salvarían, a ojos cerrados, la vitalidad de tu piel después de la rutina de belleza habitual. Te aseguro que mantiene ese equilibrio perfecto que has estado esperando, combatiendo el exceso de brillo y más de los síntomas que conllevan una piel grasa, propensa al acné.
  • Loción micelar equilibrante: si hablamos de reforzar la limpieza de nuestra piel, no cabe duda de que esta loción no puede quedar fuera de nuestras opciones. Hidrata, tonifica, suaviza… ¿en serio necesito mencionar algo más?
  • Toallitas micelares matificantes: si no eres muy aficionada a realizar rutinas de limpieza extensas (que deberías), esta opción es para ti. Sensación refrescante, muy suaves al tacto…en efecto, tienen lo necesario para proporcionarte la limpieza rápida y efectiva que tú – chica práctica y un tanto perezosilla – estabas buscando ¿a que sí?
  • Jabón negro nórdico detox: quizás todo lo que te acabo de contar te sabe a poco. Necesitas un complemento de refuerzo y quieres algo potente que al usarlo te deje sin palabras (que no es que el resto no lo haga). Pues entonces estamos hablando de este jabón con efecto detox, a la altura de cualquier mascarilla purificante, para limpiar (2 veces por semana), hidratar en profundidad, minimizar los poros y extirpar de tu piel todas las toxinas indeseables. Un revuelo de limpieza incomparable.

Yo quiero purgar toda la nocheee… ¡Quita, quita, quita el acné, quita-quita-quitámelo!

Que yo sea fan de Natura Siberica no quiere decir que tú también lo seas. Es comprensible que quieras ver más mundo.

Así que te hago la pregunta: ¿quieres que te cuente más?

Pues venga, te doy más:

Si deseas añadir aún más variedad entre tu lista de productos, las marcas Café mimi y Dizao también son opciones cool que pueden ayudarte a cuidar de tu piel y superar las secuelas del acné – al menos, en parte – que son tan difíciles de tratar. Allá vamos:

  • Mascarilla facial Antiacné: lo que habías estado buscando como aguja en un pajar. Imagina mezclar elementos naturales como el arándano, el carbón negro y el anís – sí, sé que no parecen combinar del todo -, pero para eso estoy yo: para decirte que sí son compatibles. La fórmula de la mascarilla consiste en extraer las mejores propiedades de cada uno y crear un producto final que actúe como: antioxidante, antiinflamatorio y antiséptico. Wow! Imposible no esperar mucho de ella.
  • Mascarilla facial Detox: no le temas a las mascarillas y mucho menos a esta. Si vas a limpiar tu piel, debe ser con un producto como este, que te haga suspirar de felicidad por la suavidad y frescura que vas a sentir después de usarlo. Dotada de extracto de arcilla verde, extracto de bayas de açai y aceite de albaricoque… es imposible no confiar plenamente en sus efectos.
  • Mascarilla limpiadora de carbón con burbujas: no te dejes abrumar por toda esta cuestión del acné y empieza a utilizar herramientas como esta mascarilla de Dizao, tan única que la amarás al instante. Al aplicarla, sentirás un rico cosquilleo, producto de las burbujas que se forman al hacer contacto con tu piel. Limpia, hidrata, tonifica, desintoxica, en fin…¿qué no hace?

Entonces, queridísima amiga… los quehaceres del hogar, las complicaciones del trabajo o esos ratos de total relax con tus amigas no pueden ser un impedimento para que dejes el cuidado de tu preciada piel a un lado.
Ríe, llora, salta, disfruta, pero ¡limpia ya ese cutis! Que el acné está a la vuelta de la esquina.

No luches sola contra el acné, déjate ayudar

Acude a un especialista si:

  • Empiezas a notar que los granitos o espinillas no desaparecen y, por el contrario, son más y más frecuentes de lo habitual, se tornan más grandes y hasta ¡ouch! llega a empeorar la irritación y rojez en tu piel.

Por supuesto, también será evidente que las cremas y otros productos que pudieras estar utilizando ya no causan mayor efecto sobre tu condición.
A veces no basta con tratar desde casa y lo mejor es buscar la ayuda de un/a dermatólog@ que plantee un tratamiento adecuado para tu caso en particular. Sea el tratamiento que sea, recuerda tener paciencia porque, como dicen: después de la tormenta, sale el sol.

Tips antiacné flash que no pueden faltar

  • Lavar muy bien las manos antes de tocar la cara. Estamos en contacto con tantas cosas, que se nos olvida por un momento que los gérmenes son parte de nosotros. Recuerda que la piel del rostro es sumamente delicada y, cuando se trata de acné, no hay precaución que esté de más.
  • Evitar el maquillaje, sobre todo aquél que pueda contener agentes comedogénicos. No es que no quiera que te maquilles, es que, mientras menos obstruyas tus poros, menos daños ocasionarás a tu piel ya maltratada por el fastidioso acné. Por otro lado, este tipo de ingredientes suelen incentivar la producción de imperfecciones, representando algo así como la guinda del pastel.

Está claro que el acné no es algo fácil de sobrellevar, pero ¿te vas a dejar vencer? Con esta guía y un poco de entusiasmo y confianza, estoy segura lograrás salir victoriosa. ¡Ánimo!

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)