Envío gratis a partir de 15 €

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito
-15%

Gel de ducha Plátano & lichi | Café mimi

3,19

Capacidad: 300 ml

SKU: 15183

Ducharse es toda una experiencia. No eres consciente de cuánto importa hasta que te ves usando geles como este para vivirlo más intensamente.

Packs Ahorro

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 3,19 3,06 2,97 2,87

Ahorra comprando para varios meses. 

Clearpay disponible para importes entre 4,00 - 800,00 Más info

Contenidos relacionados

Descripción Gel de ducha Plátano & lichi | Café mimi

¿Te acuerdas de cómo eran las vacaciones en tu infancia?

Aquellos primeros diez días en los que, quisieras o no, tus padres te mandaban a hacer un retiro espiritual. «¿Eh? ¿Qué dices?» Que sí, que sí. Que el retiro era para ellos, porque en esos días estaban en la gloria.

Hablamos de las famosas colonias. Seguro que lo recuerdas… Hay quien era muy feliz allí y hay quien temía el fin del año escolar por la llegada de aquellos dichosos días.

Lo pasaras bien o no, hay una cosa que es segura: nunca olvidarás las duchas en aquellos maravillosos lugares. Bueno, quien dice duchas, dice remojo rápido conteniendo la respiración con los ojos muy cerrados. Porque da igual que fuese una casa rural, una cabaña o una acampada. Por H o por B, siempre te tocaba hacerlo con los minutos contados, en medio metro cuadrado y, por cosas que una no sabría explicar, nunca había agua caliente.

Y te dirán: «pero si hacía calor, ¡qué más da eso!» Pues te dará igual a ti. Porque a mí, a las ocho de la mañana, recién despertada a marchas forzadas (con la música a todo trapo) y con esa brisilla que corre a primera hora de los días de junio en zonas montañosas… pues ni puñetera gracia, la verdad.

De aquella experiencia está claro que no te olvidarás nunca. Y si algo te enseñaron los jarrazos de agua fría, fue a valorar la hora de la ducha como nunca antes lo habías hecho.

Por eso ahora concibes cada pieza que la compone como algo especial. Seleccionas todos los elementos cuidadosamente y no te vale cualquier gel de ducha – como a la mayoría -. Quieres uno que además de limpiarla, te hidrate la piel, la relaje y la suavice. Quieres un gel como este.

Lo que más nos gusta

  • Diseño divertido: porque suficiente tienes con el trauma que te crearon los campamentos. Con un packaging fácil de manejar, de estilo tropical y que ocupa poco espacio en la repisa de tu ducha.
  • Para todo tipo de duchas: para las que son largas y para las que haces cuando te has levantado tarde. Su tapón con apertura rápida permite que ahorres en su aplicación todo el tiempo que después invertirás en recrearte.
  • Más natural que los bichillos del bosque: porque su formulación está libre de tóxicos y químicos que no respetan ni al medio ambiente, ni a tu cuerpo.

Lo que nos enamora

  • Sensación de frescura que aporta y reconforta la piel. Pensado para darle a tu epidermis todo el cariño que aquellas «duchas» de verano no le dieron. La limpia con delicadeza y la tonifica.
  • Textura en gel súper ligera y fácil de aplicar. Ya sea con o sin esponja, poco tiempo te va a llevar. Hidratante, suave y efectiva, porque no estamos para malgastar.
  • Aroma tropical que une la dulzura del plátano y la frescura del lichi. Saldrás de la ducha como si hubieras estado paseando por la orilla de un manglar.

Los culpables de su encanto

  • Extracto de plátano: además de darle ese aroma tan característico, le da al gel algunas propiedades de gran interés para tu piel. La relaja, la suaviza y mejora su elasticidad. Lo cual se traduce en una piel más sana y menos propensa a envejecer prematuramente.
  • Extracto de lichi: es el responsable de conseguir que este gel no sea un mero producto de higiene, sino que además le proporcione a tu piel nutrición por su aporte de vitaminas y potencie su suavidad y flexibilidad.
  • Aceite de coco: nutritivo donde los haya, no solo refuerza el efecto suavizante de los otros dos protagonistas, sino que también aporta su dosis de hidratación. Provoca una disminución de la rigidez en la piel y elimina esa descamación tan incómoda que a veces nos desquicia.

¿Cómo usarlo?

Como la niña feliz que eras cuando no estabas bajo el agua congelada de aquellas duchas exprés.

¿Y eso cómo es? Pues obviamente, disfrutando de tu momento. Aplica una pequeña cantidad de gel sobre la piel húmeda o sobre una esponja, masajea hasta formar espuma (o hasta que tú consideres que te lo has gozado suficiente) y después aclara con agua.

Aunque, la verdad, tampoco te hemos descubierto América, ¿no?

Truco de la casa:

No es que se le pueda llamar truco, pero a nosotros particularmente nos parece mucho más efectivo usar este gel en las duchas nocturnas. Lógicamente, es apto para usarlo en cualquier momento, puesto que sólo te aporta beneficios, pero si lo haces al final del día, con tiempo para dedicarte a ti misma y con toda la calma que te mereces, lo aprovecharás mucho mejor. Y, por supuesto, tu piel asimilará – también mucho mejor – todos los nutrientes que le has dado si la dejas descansar después.

Categorias

GRATIS

EL REGALO DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)