Envío gratis a partir de 18 €

Jabón cremoso de higiene íntima | Natura Siberica

Jabón cremoso de higiene íntima | Natura Siberica

5/5

4,50

-15%

140 ml

Limpia con gran suavidad
Hidrata y reconforta la piel
Previene la sequedad íntima
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

4,50

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 4,50 4,32 4,19 4,05

Ahorra comprando para varios meses. 

Por muy alegre que seas, no es necesario que tu cuerpo entero dé palmas. Cuida tu zona íntima con este jabón y márcale tú el ritmo.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Jabón cremoso de higiene íntima | Natura Siberica

Aviso: a continuación vamos a pronunciar algunas frases no aptas para pieles demasiado finas. Absténganse personas hipersensibles.

Aunque, para qué nos vamos a engañar, todos las que estamos aquí somos perfectamente aptos para leerlas, ¿o no? Bueno, vamos a ello.

¿Conoces el efecto ventosa?

Seguro que sí, pero a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que nos encanta bautizar a las cosas.

Nosotros llamamos efecto ventosa a esa sensación tan sumamente desagradable que sientes cuando se te pega la piel de la zona íntima. Venga, no seas tímida. Sabes tan bien como nosotros que lo has sentido alguna vez.

Es como si de repente sintieras un amor inmenso entre tus piernas. Tanto que no se te despegan demasiado los pétalos de la flor. Y, cuando lo hacen, notas que hay algo que no está yendo precisamente… como la seda.

¿Que a qué se debe? Pues, claramente, a la sequedad. ¿De dónde viene? Ahí ya no nos metemos, que tampoco es asunto nuestro.

¿Cómo se puede resolver? Ahí sí metemos el hocico y lo hacemos de lleno: con este jabón cremoso para la higiene íntima. Diseñado especialmente para que tu mimosa tenga una movilidad tan fluida como la de tus pestañas.

Lo que más nos gusta

  • Casi virgen: tranquila, que hablamos de su composición. Porque está hecha con ingredientes naturales en un 99% del total, procedentes de la naturaleza siberiana. Eso significa que tiene una formulación tan pura como… una flor sin abrir. Tú ya nos entiendes.
  • Lo importante por delante: y por debajo. Que el pH íntimo es mucho más que importante. Por eso esta línea de higiene íntima está especializada en cuidar la zona sin alterar su pH natural, porque bastantes cosas te alteran en la vida ya como para tener eso desestabilizado. Y porque se vive más tranquila sin sufrir los efectos colaterales de un desequilibrio a ese nivel.
  • En armonía: es como te vas a sentir después de usarlo. Y no solo por los beneficios de su uso, sino porque tendrás la tranquilidad de estar usando un producto certificado por IONC con el sello Cosmos Natural de BDIH, que garantiza que el producto contiene ingredientes orgánicos de producción ecológica y respetuosa con el medio ambiente y con los seres que lo habitan.

Lo que nos enamora

  • Sensación de suavidad que deja inmediatamente después de su uso. Ejerce una limpieza ultrasuave y previene la sequedad que a veces una puede sentir sobre todo después de depilarse o rasurarse. Es esa dosis de calma que te ayuda a poner en pausa tus platillos cuando están tocando una sintonía demasiado animada.
  • Formulación compuesta por extractos de plantas siberianas, entre los cuales se encuentran el aceite de pino orgánico, el aceite orgánico de escaramujo o el extracto de hierba de San Juan. Gracias a ella, la piel mantiene el equilibrio del pH a la par que queda refrescada y con una sensación de calma y confort inmediatos.
  • Textura en gel muy ligera, fácil de aplicar y muy respetuosa con la piel, sobre todo teniendo en cuenta su delicada situación. La acaricia con cuidado, le da nutrición y le deja una sensación de comodidad de larga duración.
  • Aroma muy suave con notas dulces que además de neutralizar los olores de esa zona y apaciguarla, le dan un toque incluso agradable. Tampoco es que vayas a meter la nariz ahí, pero como que da cierta satisfacción sentirte tan limpia, ¿no?

Los culpables de su encanto

  • Aceite de pino orgánico: es el principal aporte de nutrición en esta combinación. Contiene vitaminas, minerales y microelementos que, además de restablecer los niveles de humectación de la piel, forman una unión que le da calma absoluta.
  • Aceite orgánico de escaramujo: también viene cargadito de alimento. Es rico en vitaminas A, E y F, que contribuyen a reducir la posible irritación, hidratar, restaurar la barrera protectora natural de la piel o evitar la aparición de esos molestos granitos derivados del roce constante.
  • Extracto de hierba de San Juan: juntamente con el extracto de aciano, se encarga de darle a tu piel, tan sobrecargada en ese momento, una inyección de frescor y alivio que la ayudan a sentirse reconfortada nuevamente. O lo que es lo mismo: ponen tu cuerpo en la armonía que había perdido.

¿Cómo usarlo?

Igual que lo harías con cualquier otro jabón. Con delicadeza y en las proporciones adecuadas. Es tan sencillo como tomar una pequeña cantidad (la equivalente a una avellana, no más) y frotarla por la zona a limpiar estando ya húmeda. Muy importante aclararla después con agua tibia. ¡Y secarla bien!

Truco de la casa:

No por más cantidad harás que la sensación de sequedad desaparezca antes. Es mejor ser constante: aplícalo una vez al día, preferiblemente por la noche, que es cuando acumulamos más cansancio y pesadez, y deja lista la zona para descansar tranquilamente.

Pese a no ser agresivo con tu pH, es importante que no lo uses como si fuera mayonesa para las patatas fritas. Ya sabes lo que dicen: todo en exceso es malo, así que aunque te fascine su efecto, limítate a usarlo una vez por día.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)