Envío gratis a partir de 18 €

Mascarilla de manos nutritiva | Natura Siberica

Mascarilla de manos nutritiva | Natura Siberica

5/5

5,95

-15%

75 ml

Regenera la piel de las manos
Hidrata, nutre y repara
Refuerza la protección natural
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

5,95

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 5,95 5,71 5,53 5,36

Ahorra comprando para varios meses. 

A grandes males, grandes remedios. Y no, no nos referimos a meter la mano en el congelador; nos referimos a usar esta mascarilla nutritiva.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Mascarilla de manos nutritiva | Natura Siberica

Ese momento.

Ese en el que sientes que te arden las manos. Cuando llevas un montón de horas trabajando, o simplemente haciendo algo que te está machacando las pezuñitas.

Siempre hay un punto de inflexión en el que sientes el inmenso deseo de tener un cubo de hielos delante para meter las zarpas dentro y olvidarte de su existencia.

Sería fantástico poder hacerlo, y casi orgásmico, no vamos a negarlo. Pero la realidad es que esa solución tiene dos inconvenientes:

  1. Es probable que se derritan antes de que puedas usarlos.
  2. Derretidos o no, son un peso y un volumen un tanto incómodos de llevar encima. Vaya, que no los puedes meter en el bolso o la cartera como quien lleva unos billetes de tren.

Así que aquí, que somos muy de buscar soluciones sencillas, te proponemos esta alternativa: la mascarilla de manos nutritiva de Natura Siberica.

¿Que no es la fantasía de los hielos? Pues no, pero seguramente evitará que llegues al extremo de necesitar esa medida desesperada.

Lo que más nos gusta

  • Activación natural: su composición está repleta de ingredientes activos orgánicos, entre los cuales destaca la acción de la Mora de los Pantanos Ártica y el aceite de Arándano Ártico.
  • Con certeza: la de que es un producto orgánico y con una composición totalmente natural y en 98% vegetal. Porque no hay nada más seguro para cuidar tus manos.
  • ADN siberiano: hecha de plantas y flores silvestres provenientes de la naturaleza siberiana. Se recolectan a mano en su momento de máximo esplendor para que puedas aprovechar todos y cada uno de los beneficios que tienen.

Lo que nos enamora

  • El efecto reparador que produce al aplicarla y que permanece durante horas. Tan intensa como cualquier otra mascarilla, pero con un resultado mucho más rápido.
  • El tacto sedoso que deja en las manos. Con una textura cremosa, ligeramente densa pero fácil de aplicar. Produce un efecto regenerador que suaviza las manos y les devuelve su capacidad de autoprotección. Las hidrata, las nutre y las deja listas para retomar su actividad.
  • El aroma dulce y suave que refuerza la sensación de protección. Le da a las manos un plus de atractivo que ya quisiera un cubo de hielos poder conseguirlo.

Los culpables de su encanto

  • Aceite de mora de los pantanos ártica y arándano rojo ártico: son los dos culpables de que tu piel acabe con una sensación súper suave y agradable. Y es que gracias a ellos, se mantiene nutrida de forma intensiva y con las defensas completamente restauradas.
  • Miel orgánica: además de proporcionarle un toque muy jugoso a su aroma, es una fuente inmensa de hidratación. Sí, al contrario de lo que pensabas, la miel no vale solo para endulzar (ni para pringar).
  • Serba siberiana de recolección silvestre: esta hierba siberiana une fuerzas con la miel orgánica y juntas consiguen darle un nivel más de suavidad y elasticidad a la piel. No solo la regeneran, sino que además retrasan su proceso de envejecimiento y contrarrestan los efectos del día a día.

¿Cómo usarla?

Con conciencia.

¿Qué significa eso? Pues que toda mascarilla de manos, por muy maravillosa que sea, requiere de unos instantes de absorción, así que procura colocarla en las manos cuando no tengas que usarlas inmediatamente después (podrías manchar y desaprovechar la crema).

Así que: aplícala generosamente por las dos manos y déjala actuar durante cinco minutos. Después podrás retirar el exceso no absorbido con agua tibia o con un paño seco.

Truco de la casa:

Una forma extraña pero muy efectiva de aplicar la crema es hacerlo por la parte externa de las manos. Es decir, sin usar las palmas. Frótalas entre sí y cruza los dedos para cubrir también los huecos entre estos. De esta forma, conseguirás dar nutrición a las zonas más secas sin engrasar las yemas.

Es un truco que aquí usamos mucho para evitar perder tiempo si trabajas con el ordenador, por ejemplo, ya que así no tienes que esperar mucho tiempo a que se seque para seguir con tus rutinas.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)