Envío gratis a partir de 15 €

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito
-15%

Pasta de dientes Bayas heladas | Natura Siberica

3,82

Capacidad: 100 gr

SKU: 25503

¿Qué día puede ser mejor que el que empieza y acaba con algo dulce? Nunca dos caprichos al día fueron tan sanos como esta pasta de bayas.

Packs Ahorro

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 3,82 3,67 3,55 3,44

Ahorra comprando para varios meses. 

Clearpay disponible para importes entre 4,00 - 800,00 Más info

Contenidos relacionados

Descripción Pasta de dientes Bayas heladas | Natura Siberica

Qué manía.

¿Pero qué le pasa a la gente con el dulce? Con lo que a nosotros nos gusta y lo mucho que lo odia todo el mundo.

Es una de las maravillas más increíbles que ha creado el ser humano y la gente venga a demonizarlo. Con la cantidad de momentos placenteros que nos aporta, la capacidad terapéutica que tiene y, qué narices, que con dulce todo es mejor.

¿O es que acaso no es verdad?

Hasta el punto de considerar las pastas de dientes de menta mejores. ¿Pero qué broma es esta? Si me apasiona el dulce y quiero lavarme los dientes con una pasta dulce, pues me los lavo con ella. Y punto.

Que por mucho que crezca el monopolio de la menta y el eucalipto, los que amamos el dulce seguiremos siendo fieles. Después de cada comida. Cada día de nuestra vida. Incondicionales a la pasta de dientes de bayas heladas. ¡Larga vida al dulce!

Lo que más nos gusta

  • Naturaleza por un tubo: literalmente. Porque la composición de todos los dentífricos de Natura Siberica está basada en ingredientes que provienen de la fría y virgen Siberia.
  • Con confianza: la que sientes cuando los usas y la que te da saber que todas sus formulaciones tienen certificación orgánica. O lo que vendría siendo lo mismo, están creadas con materias primas de producción sostenible.
  • Tiene alma benéfica: y es que la parte más importante de su producción reside en la recolección silvestre. Es llevada a cabo por tribus siberianas que conocen todas y cada una de las hierbas que participan de su potencial. Cuando consumes estas pastas de dientes, estás ayudando a una familia indígena a mantener una vida digna.

Lo que nos enamora

  • Que es igual de válida y de efectiva que cualquier otra pasta. Limpia con delicadeza y elimina la placa dental tan pronto como haces un chasquido. ¿Que la menta no tiene igual? Já, eso es lo que se han creído.
  • Gracias a las bayas heladas que contiene, es capaz de crear una sensación refrescante tan potente como la de cualquier ejército de eucaliptos. Donde esté el poder del rojo, que se quite lo demás.
  • Textura en gel ligeramente densa, que se aplica con facilidad sobre los dientes y no resulta rugosa ni incómoda para el cepillado. Arrastra la suciedad y acaba con las bacterias, elimina el mal aliento y en su lugar deja una sensación tan agradable como la de un rico batido de frutos rojos.
  • Aroma y sabor muy dulces y con efecto refrescante de alta intensidad. Es de lo más adictiva, y lo bueno de este vicio es que, por mucho que lo consumas, no vas a encontrar efectos secundarios que te hagan querer abandonarlo.

Los culpables de su encanto

  • Extracto de enebro siberiano de recolección silvestre: es un buen aliado para cualquier irritación que pueda aparecer en la boca. Además, previene la aparición del escorbuto (una enfermedad que provoca úlceras y sangrado de las encías) y es depurativo, por lo que va genial para mantener las bacterias bien alejadas.
  • Aceite orgánico de semillas de arándano rojo: es la mejor prevención para la gingivitis y la periodontitis, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.
  • Extracto de mora de los pantanos nórdica: su mayor cualidad es que es antioxidante. Esto significa que mantiene al organismo protegido de los radicales libres, y en el caso de los dientes eso se traduce en una salud libre de bacterias, con la estructura y el esmalte reforzados.
  • Extracto orgánico de frambuesa: al ser una vaya igual que la mora de los pantanos, comparten propiedades. Juntas hacen que las células del cuerpo no enfermen y evitan la aparición de algunas tan graves como el cáncer. Para que luego digan que no hay nada mejor que la menta.

¿Cómo usarla?

Como cualquier otra pasta de dientes. El hecho de ser natural y brindarte unos efectos fantásticos no implica ninguna dificultad a la hora de incorporarla en tu día a día.

Aplica una pequeña cantidad sobre el cepillo de dientes (ya sea eléctrico o manual). No le añadas agua. Al contrario de lo que se suele creer, no es necesario emulsionarla para que sea efectiva. De hecho, más bien se produce el efecto contrario y, además, te deja la boca que parece un surtidor de espuma.

El resto ya sabes cómo va, ¿no? Cepilla los dientes con movimientos que van de la encía hasta el diente y sin arrastrarlo de arriba abajo (así solo consigues mover la suciedad) y trata de dedicar, al menos, cinco segundos por diente. Después, enjuaga con agua tibia y listo.

Damos por hecho que no lo harás, pero procura no ingerir la pasta de dientes. Por muy rica que esté, no debe formar parte del postre – en efecto, es el punto final ideal para cada comida y sería fantástico que lo hagas al terminar cada una de las que haces -.

Truco de la casa:

Para que no se produzca el efecto contrario al que estás buscando, es importante que tu cepillo de dientes esté guardado a buen recaudo. Intenta mantenerlo en un lugar lejos de la humedad, tapado y apartado de los microorganismos que podrían aposentarse en él. Por ejemplo, si lo tienes en el baño, asegúrate de que no esté expuesto al aire ambiente. En caso de que no puedas evitarlo, límpialo siempre antes de usarlo y te librarás ensuciarte los dientes en lugar de sanearlos.

Categorias

GRATIS

EL REGALO DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)