Envío gratis a partir de 18 €

Crema reguladora para piel grasa y mixta | D'Alchemy

Crema reguladora para piel grasa y mixta | D'Alchemy

5/5

43,95

50 ml

Elimina el exceso de grasa
Reduce la inflamación
Hidrata y suaviza la piel
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

43,95

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 43,95 42,19 40,87 39,56

Ahorra comprando para varios meses. 

Aunque la busques, no encontrarás otra crema como esta: que además de hidratar, equilibrar, rellenar arrugas o desinflamar, te microexfolie la piel.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Crema reguladora para piel grasa y mixta | D’Alchemy

Es curioso cómo las cosas van cambiando con el tiempo, ¿verdad?

Incluso el significado de las palabras.

Lo que en un momento de tu vida quería decir una cosa, ahora es otra totalmente diferente.

Por ejemplo: descontrol.

Párate un segundo a pensar lo que representaba para ti eso hace unos cuantos años. ¿Salir? ¿Emborracharte? ¿Derrochar? (Bueno, esto último puede que, en ocasiones, no haya cambiado tanto).

Y, en cambio, ahora… ahora claramente el descontrol no está en tu ritmo de vida. Está en tu piel.

Venga grasa, venga granos, venga brillos… venga batallas y batallas perdidas.

¿Crees que se te escapa de las manos? ¿Crees que acabar con eso no es una decisión propia, como lo era entonces?

Pues entonces es porque no conoces esta crema reguladora para piel grasa y mixta de D’Alchemy. Con ella, la decisión vuelve a ser tuya.

Y, si por un momento, a tu cutis se le ocurre volver a intentar rebelarse… esta vez no tendrá la manga tan ancha.

Lo que más nos gusta

  • Selección natural: pero no como la que tú estás pensando. En este caso, la selección viene dada por los expertos de D’Alchemy, y lo natural… claramente está en sus ingredientes. Una combinación de aceites esenciales, hidrolatos y extractos vegetales que busca la excelencia para darle a tu piel la estabilidad que tanto necesita. Y, por cierto, es 100% apta para veganos.
  • Todo-terreno: bien sabrás que con la piel grasa no se puede ir con rodeos ni jugar a medias tintas. Hay que ir con todo. Por eso, esta crema no se centra en una sola imperfección, las quiere tener a todas controladitas. ¿Qué significa eso? Pues que, además de hidratarla, trabaja para que los poros no se abran, las manchas no aparezcan (o, si las hay, desaparezcan) y la sensibilidad producida por la inflamación, entre otras cosas, acabe siendo historia.
  • Cosmética en conserva: pero no porque lleve un montón de aditivos asquerosos. No, no. Aquí las cosas se hacen bien, tanto que la fórmula mágica (que luego te pondrás sobre la piel) se guarda en un envase de cristal biofotónico que bloquea la entrada de luz. Y eso quiere decir que no se altera la temperatura interior del frasco ni penetra en su interior un solo agente externo que pueda alterar la composición o sus propiedades. ¿No te parece una idea magistral?

Lo que nos enamora

  • Tiene condición multitarea: por un lado, lleva a cabo un micro-proceso de exfoliación que elimina las células muertas de la piel a través de la estimulación de su regeneración natural. Esto da como resultado una tez más suave y luminosa (que no con brillos). Este proceso también es útil para retirar el exceso de grasa, haciendo así que se cierren los poros abiertos. Por otro, hidrata y rellena líneas de expresión y arrugas, alisando la superficie del rostro, reduce la inflamación y minimiza las erupciones (sí, eso también incluye las más voluminosas producidas por el acné).
  • Textura muy ligera, cosa que te encantará, no solo porque no se hace pesada sobre la piel, sino porque no engrasa de más ni tampoco reseca pese a tener función limpiadora. Es fácil de trabajar y rápida de absorber, y se adapta tan bien a cada contorno de tu rostro que te permite usarla, con toda tranquilidad, como pre-base para el maquillaje. De hecho, desempeña esa función divinamente: ayuda a inhibir los brillos que suelen aparecer y facilita una mayor durabilidad de la base sobre el cutis. Sinceramente, no nos puedes decir que no está hecha para ti…
  • Aroma muy suave, dulce pero con un toque cítrico que lo hace único. Y, no es por nada, pero lo tiene todo para enamorarte, ahí lo dejamos.

Dato curioso: mira si está concentrada en lograr la excelencia, que D’Alchemy numera todas las fórmulas de sus productos y las coloca bien visibles en los envases de cada uno de ellos. A medida que las van actualizando, las numeraciones se van modificando. ¿Se puede ser más perfeccionista?

Los culpables de su encanto

  • Hidrosoles de limón, verbena y neroli: además de darle un toque aromático muy especial, desempeñan varias funciones que tu piel agradecerá. Regulan la producción sebácea, haciendo que se reduzca el exceso de grasa, cierran los poros para evitar la entrada de suciedad, calman la piel y alivian la inflamación a la vez que minimizan las rojeces. Además, llevan a cabo la acción limpiadora y contribuyen a preservar los niveles de colágeno en la piel, tonificándola y promoviendo su regeneración. ¿El resultado de todo ello? Una tez más elástica, suave, firme y radiante.
  • Tocoferol: es, en esencia, vitamina E. Es antioxidante y protege a las células, ¿de qué? Pues de nuestros compañeros de viaje, los radicales libres. Previene la irritación de la piel y también los daños causados por los rayos UV, así como su inflamación, además de mantener la hidratación en la capa más externa de la piel.
  • Ácido salicílico: tiene una gran importancia dentro de esta combinación, y ahora verás por qué. Con su simple aplicación sobre la piel, consigue aliviarla y suavizar la inflamación, así como apaciguar la sensibilidad producida por las imperfecciones. Libera los poros obstruidos, haciendo que se sequen granos y espinillas, y reduce su hinchazón. Además, relaja el cutis para facilitar la eliminación y el desprendimiento de las escamas generadas por la sequedad derivada del acné.
  • Aceite esencial de bergamota: es purificante y un antiséptico natural. Eso significa que tiene un gran poder curativo, lo que facilita el alivio de los síntomas del acné, como por ejemplo el comezón, así como la eliminación de sus secuelas. Además, es un gran seborregulador, por lo que su acción favorece la estabilización de la producción sebácea y previene la aparición de nuevas imperfecciones.
  • Aceite esencial de menta: además de ayudar a refrescar la piel, este aceite tiene funciones de regulación que añaden valor a la fórmula. Al igual que la bergamota, controla la producción de grasa, reduciendo el exceso de sebo y manteniendo así el nivel óptimo para la salud de la piel. Contribuye a mitigar el acné y alivia con eficacia el enrojecimiento cutáneo, a la vez que reduce la inflamación que – por desgracia – es tan habitual.
  • Aceite de semilla de uva: juntamente con los dos ingredientes que le preceden, suma fuerzas y actúa en favor del control de grasa, regulando la actividad de las glándulas sebáceas. Además, también actúa contra el envejecimiento de la piel, puesto que estimula su regeneración y promueve el incremento del colágeno y, por ende, incrementa el nivel de elasticidad y firmeza del cutis. ¿Te parece poco? Pues aún hay más: refuerza la barrera protectora de la piel y evita que penetren en ella los radicales libres. ¿Suficiente?
  • Extracto de bambú: uno de los ingredientes antiedad más amados mundialmente. Sí, mundialmente. Porque es, en esencia, regenerador y reafirmante, dos de las mejores cualidades que una piel madura necesita para su tratamiento. Ofrece una limpieza profunda de las células muertas y promueve el nacimiento de nuevas, activando la renovación y haciendo así que se incremente la producción de colágeno, elemento indispensable para que el cutis se mantenga firme y elástico. Y, además de todo ello, también es matificante, lo cual facilita la eliminación de los brillos y, por qué no decirlo, que luzcas un maquillaje perrrrfecto.
  • Extracto de alga Chlorella: es despigmentante y curativo. De las algas se dicen maravillas, y aquí tienes la prueba: es un excelente tratamiento para apaciguar y dar solución a los efectos del acné sobre la piel y, además, aclara las manchas resultante del envejecimiento cutáneo.

¿Cómo usarla?

Aunque sea una fantasía, su uso es igual al de cualquier otra crema facial.

Aplica una cantidad moderada (la equivalente a una almendra, aproximadamente) sobre la piel limpia de rostro, cuello y escote. ¿Tanto? Y poco nos parece. Aunque su funcionalidad sea más específica para la cara, no deja de ser apta para esas otras zonas que, en mayor o menor medida, también sufren los efectos de la edad.

Eso sí, evita el contorno de los ojos, que es demasiada potencia para ellos.

Truco de la casa:

No existe una fórmula mágica para aplicar esta crema, aunque sí que será más efectiva si lo haces dando ligeros toques por todo el rostro y calentando el producto entre las yemas de los dedos antes de colocarlo sobre la piel. De esta manera, la temperatura del producto se asemejará más a la de tu cutis y facilitará que este pueda absorberlo con mayor facilidad.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)