Envío gratis a partir de 18 €

Exfoliante facial purificante Iceland Moss | Natura Estonica

Exfoliante facial purificante Iceland Moss | Natura Estonica

5/5

3,82

-15%

150 ml

Limpia y suaviza la piel
Estimula la renovación celular
Incrementa la elasticidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

3,82

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 3,82 3,67 3,55 3,44

Ahorra comprando para varios meses. 

Un exfoliante dedicado única y exclusivamente a las pieles grasas y sensibles. Para controlar las rojeces, el exceso de grasa y su falta de suavidad.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Exfoliante facial purificante Iceland Moss | Natura Estonica

Tienes el control de muchas cosas y eso es de admirar. Pero cuando se trata de tu cutis no sabes ni por dónde empezar.

A veces puede parecer que está “tranquilo”, pero lo cierto es que la mayor parte del tiempo… Buf, solo querrías que fuera una máscara para poder quitártela y cambiarla a tu gusto.

Aunque suene cruel, es un sentimiento que las personas de piel sensible y mixta comparten mutuamente, por mucho que no lo suelan decir.

Sensibles sí, pero ¿indefensas? ¡Jamás!

Por eso sigues incansable en tu búsqueda de un aliado para salir de ese círculo. Alguien que te ayude a controlar la producción sebácea; a reducir las rojeces; a retirar toda impureza y dejar de lado tu necesidad de escapar de tu propia piel.

¿Quizás estés buscando alguien como este exfoliante facial purificante…? Ya te lo decimos nosotros: sí.

Lo que más nos gusta

  • Directo y conciso: es todo lo que deseas y anhelas de un exfoliante natural, hecho a base de maravillosos ingredientes de origen orgánico. Se encarga de limpiar en profundidad y devolver esa imagen fresca a tu cutis, aportando al mismo tiempo suavidad y lo más importante: sin dejar poros abiertos.
  • Tierno y mimoso: tan solo con ver el envase, de ese bello color pastel, ya te provoca las ganas de aplicarlo, pero la cosa no queda meramente en un tema de apariencias. Es un producto lleno de energía natural, apto hasta para las pieles más sensibles por su complejo cuidador, y es que, cuando no hay elementos dañinos en su interior, no hay preocupación que valga.
  • Capaz: no hay reto suficientemente grande para este exfoliante. Se acopla a las necesidades de tu piel con ahínco, porque quiere demostrarte que puede ayudarte a salir hasta de las peores situaciones (como cuando el acné y el exceso de sebo te desquician, por ejemplo).

Lo que nos enamora

  • Te permite, por fin, tomar el control de tu piel. Con su efecto limpiador, que retira hasta la más mínima impureza indeseada, regenera tu cutis y le aporta suavidad. Esa misma que sientes cuando el rostro está tonificado, fresco y renovado.
  • Textura en gel y al mismo tiempo granulada. Eso sí, lo justo y necesario, como para brindarte una alta cobertura sin irritar, repleta de esa rica sensación que te indica que todas las toxinas y células muertas han sido eliminadas.
  • Te recibe con un suave aroma natural, digno de un aliado que busca cuidar y renovar, hasta dejarte la piel tan fresca que ni tu misma te lo creas.

Los culpables de su encanto

  • Musgo orgánico de Islandia: la existencia de esta planta es sumamente importante, ya que, sin ella, este exfoliante facial carecería de las propiedades que ayudan a combatir la inflamación, la rojez, los picores y cualquier signo de producción sebácea en exceso o elevada sensibilidad. Nutrir y reparar la estructura de la capa más superficial de tu rostro – es decir, la epidermis – es su principal objetivo.
  • Extracto de bambú orgánico: incentiva la formación de nuevas células, de modo que la piel pueda restaurarse y renovarse constantemente. Esto, a efectos prácticos, se traduce en un cutis mucho más sano y, obviamente, de apariencia fresca. Por su alto contenido en sílice vegetal, es capaz de proporcionar gran elasticidad además de remineralizar la piel y retrasar su proceso de envejecimiento.
  • Vitaminas y aminoácidos: son tan indispensables que sin ellos no es posible lograr una regeneración celular completa. Básicamente, son la fuente de energía que nutre tu piel hasta dejarla invencible y completamente renovada. Por no hablar de los antioxidantes que tienen: protección por un tubo y prevención de la aparición de signos de edad así como de los signos de exceso de producción sebácea…

¿Cómo usarlo?

Como una brújula que te indica el camino correcto. Porque nunca habrás estado tan bien orientada como hasta ahora.

El proceso de exfoliación es breve y muy sencillo. Humedeces un poco tu rostro, aplicas una pequeña cantidad de exfoliante y empiezas a masajear con delicadeza, evitando el contorno de los ojos y la boca. Haces esto durante 1 a 2 minutos y aclaras con abundante agua tibia, procurando no dejar restos de producto. ¡Y listo!

Truco de la casa:

Aprovecha al máximo el momento de exfoliación, ya que solo tendrás 1 o 2 veces a la semana para hacerla (y esto no es por escatimar, sino por no crear un efecto contraproducente). Haciendo movimientos muy ligeros, circulares y en dirección ascendente, masajea suavemente tu piel para que mantenga su tersura, termine de relajarse y absorba mejor cada nutriente.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)