Envío gratis a partir de 18 €

Exfoliante labial Candy Floss | Café mimi

Exfoliante labial Candy Floss | Café mimi

5/5

2,89

-15%

15 ml

Elimina las pieles muertas
Hidrata y nutre los labios
Regenera la piel de los labios
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

2,89

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 2,89 2,77 2,69 2,60

Ahorra comprando para varios meses. 

Esto es un llamamiento urgente: haz las paces con tus labios y regálales unos minutos de rehab con nuestro exfoliante más portentoso.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Exfoliante labial Candy Floss | Café mimi

¿Te has planteado alguna vez lo que significa para tus labios ser tus labios?

Ahá. Pues es hora de hacer un análisis rápido para que veas, en pocos segundos, que tus labios son los únicos que te soportan. Y lo hacen en primera línea de batalla, incondicionalmente.

Empezamos el día: te levantas y, sea invierno o verano, ya están secos después de toda la noche sin recibir hidratación. Desayunas, comes, meriendas y cenas, y ellos tienen que lidiar con las migajas de todos los alimentos que, saludables o no, ingieres por la boca.

Pongamos que trabajas. Pongamos que estudias. Estés donde estés habrá cambios de temperatura. Y ellos ahí, aguantando los trastornos como campeones porque, obviamente, siempre son los únicos que quedan expuestos.

Sales y puede que hagas deporte, o quizás solo corras para coger el bus. Pero sea como sea, sudarás. Llega la noche y, si te has maquillado y tienes buenas costumbres, te desmaquillarás, aunque puede que dejes a tus labios con la sequedad provocada por el desmaquillante. O en el peor de los casos, te irás a dormir sin limpiar los resquicios de labial que siguen resecándolos sin parar. Y así hasta pasadas 8 horas, que iniciarás otro nuevo día exactamente igual.

Una larga lista que podríamos complementar con:

Los días de sol. Las noches de frío. Los nervios. El estrés. Los herpes. Los vicios. Morderte las pieles (¡sequedad, amiga!), ponerte enferma, depilarte con cera caliente, soportar un grano inoportuno o besar unos labios que… en fin, nunca digas nunca.

¿Ves lo que decimos, verdad? Tus labios necesitan un break. Un caramelito que premie su paciencia y extirpe todo el veneno. Un exfoliante como Sugar Latte que te cautive y te demuestre que mimarlos será tu mejor decisión. Eso sí, te lo advertimos: es adictivo y con razón.

Lo que más nos gusta

  • Vocación medicinal: todos tenemos un propósito. Y el de este exfoliante es devolver a tus labios la suavidad que tanto anhelaban. Déjalo actuar y notarás cómo su efecto es casi terapéutico.
  • Siempre con estilo: no hay nada en tu bolso que no combine. Quizás alguna cosilla que sobre, pero no tu Sugar Latte. Porque con esa intensidad cromática, sabes que encaja contigo mejor que tu media naranja.
  • Directo al grano: sin rodeos. Porque cuando el mal es grande, la solución es urgente. Desenrosca, desliza y vuelve a enroscar. Cero interrupciones, mil maravillas.

Lo que nos enamora

  • El aroma y sabor tan especiales que tiene. Ya sea de azúcar o café,  se siente como una golosina que no puedes dejar de probar.
  • El efecto renovador que tiene. En cuanto lo retires, sentirás al instante cómo tus labios son mucho más suaves, sedosos e incluso carnosos. Te darán ganas de besarte a ti misma.
  • La textura granulada que masajea los labios y provoca una sensación de relajación súper duradera.

Los culpables de su encanto

  • Aceite de aguacate: es uno de los tres encargados en esta fórmula de aportar la hidratación en profundidad. Su suavidad se transmite a los labios y hace que el exfoliante no sea agresivo con la piel.
  • Aceite de coco: además de nutrir la piel, tiene un efecto reparador muy importante, ya que alisa las arrugas y evita la aparición de los cortes o las grietas.
  • Manteca de karité: el tercer componente encargado de aportar la nutrición. Y es que, es muy importante que un exfoliante no retire solamente las células muertas, sino que colabore en su regeneración haciendo que se restablezca la hidratación natural.
  • Aceite de almendra dulce: es un liberador natural que hará que notes al momento la sensación de alivio una vez te apliques el exfoliante. Repara los efectos causados por la piel seca, cura irritaciones e hidrata, por supuesto.
  • Azúcar de caña en polvo: es el encargado de aportar el elemento básico del exfoliante: el granulado. Gracias a él, el proceso de limpieza es mucho más sencillo y efectivo, y además se regenera el labio con gran facilidad.

¿Cómo usarlo?

Con mucha menos frecuencia que un bálsamo. Tendemos a pensar que deben ir de la mano y, pese a que forman un buen tándem, no conviene que pasen mucho tiempo juntos.

Aplica una pequeña cantidad sobre tu labio (o sobre tu dedo índice) y extiéndela con el dedo por todo el labio (tanto el superior como el inferior). Realiza un masaje mediante movimientos circulares, asegurándote de repartir bien el producto por toda la zona y de que haga mucho contacto con la piel que nos interesa exfoliar.

Sentirás como un pequeño rasquido (no es nada molesto, al contrario), que será el que consiga extraer todas las células muertas del labio. Continúa haciendo este masaje durante diez minutos aproximadamente y después retira con agua fría.

Puedes repetir esta acción un máximo de dos veces por semana, ya que si lo haces más, podrías causar el efecto contrario que es dejar los labios desprotegidos.

¡Verás qué sensación tan agradable!

Truco de la casa:

Si sabes que, al menos una vez a la semana, vas a salir y vas a maquillarte, asegúrate de hacer el proceso de exfoliación antes de iniciar tu ritual de maquillaje. Primero exfolias, después hidratas y finalmente maquillas. De este modo te asegurarás de que el labial te dure mucho más tiempo fijo y de que tus labios no sufren ni se resecan en exceso.

Pruébalo y cuéntanos si te ha gustado. ¡Ya sabes que en Instagram sí que aceptamos etiquetas!

 

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)