Envío gratis a partir de 15 €

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito
-15%

Mascarilla facial minimizadora de poros | Natura Siberica

5,91

Capacidad: 100 ml

SKU: 43004

Ocultar cosas es feo, pero más feo es hacerlo cuando existe una alternativa como esta mascarilla. Eliminados los granos, se esfumó la tapadera.

Packs Ahorro

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 5,91 5,67 5,50 5,32

Ahorra comprando para varios meses. 

4 cuotas sin intereses de 1,48Clearpay

Contenidos relacionados

Descripción Mascarilla facial minimizadora de poros | Natura Siberica

Aquí hay una cosa que nos cabrea, y mucho.

Y seguro que a ti también.

¿Por qué?

¿Por qué una persona con piel grasa tiene que vivir condicionada? ¿Por qué siempre tapando? ¿Por qué siempre ocultando?

Siempre al son del maquillaje, sometiéndose, enterrando bajo su cobertura cada grano, cada brillo, cada espinilla.

Y es cierto, a muchas no os gusta verlo, ni recordaros cada vez que os veis en el espejo que tenéis lo que se conoce como «imperfecciones». Ni que otros las vean, hablando claro.

Pero ¿por qué tiene que ser solo esa la solución? El maquillaje debería ser algo voluntario, no una especie de obligación a la que nos empuja nuestra piel.

Por eso nosotros te animamos a cubrirla, sí, pero con esta mascarilla facial minimizadora de poros.

Porque, por una vez, tapar tu rostro también servirá para destaponarlo. Y para que puedas maquillarte cuando quieras y con lo que quieras.

Lo que más nos gusta

  • Directa al grano: y nunca mejor dicho. Este producto pertenece a la línea Berëza Siberica, una gama dedicada única y exclusivamente al cuidado de la piel grasa y el tratamiento de sus imperfecciones asociadas, como son el acné, los puntos negros, los poros abiertos o los brillos, todos ellos derivados del exceso de producción sebácea. Con su mágica composición, pretende regular dicha secreción y minimizar progresivamente sus efectos hasta hacerlos desaparecer.
  • Con lo esencial: porque no necesitas aditivos ni ingredientes que le resten calidad de vida a tu piel, sino todo lo contrario. Por eso, todos los productos de esta colección están basados en el hidrolato orgánico de abedul blanco, un jugo extraído mediante la destilación de esta planta, combinado con elementos naturales y vegetales. Todos ellos originarios de la naturaleza siberiana y recolectados de forma silvestre para poder aprovechar al máximo todas sus propiedades.
  • Sin causar daños: ni a ti, ni a tu piel, ni al entorno. Y así es como se puede decir con la boca grande que Berëza Siberica es vegana en su totalidad: sin ingredientes de origen animal y cruelty free, tanto en lo que respecta a la producción como en el testado del producto final. Por eso, el uso de esta mascarilla te dará una tranquilidad absoluta no solo en el cuidado de tu cutis, sino en tener la sensación de que estás colaborando a hacer de este mundo un lugar mejor. Sin grasa y sin dolor.

Lo que nos enamora

  • Lleva a cabo una triple acción para conseguir que tu piel se libere de la grasa y sus efectos: detoxifica, purifica y oxigena. Dicho de otro modo: ayuda a tu cutis a eliminar de forma natural las impurezas, toxinas y el exceso de grasa que lo están bloqueando. Ese mismo proceso contribuye a hacer llegar más oxígeno a las células cutáneas, lo cual da como resultado un fortalecimiento de las mismas y una mayor protección frente a las infecciones, además de una mejor absorción de los nutrientes.
  • Textura en crema súper ligera, suave y muy cuidadosa con la piel. Cubriente (aunque parezca una ironía) y tan delicada que casi sin darte cuenta consigue minimizar los puntos negros y los poros abiertos, reducir los signos del acné y eliminar la suciedad y los aceites que obstruyen la piel causando granos y espinillas. Todo ello a la vez que suaviza e ilumina para dejar un aspecto suave, saludable y resplandeciente.
  • Aroma súper delicado, con un toque floral muy agradable que da esa sensación de limpio que tanto nos gusta sentir en la piel. Deja un olor en la piel que potencia el bienestar producido por sus efectos.

Los culpables de su encanto

  • Hidrolato orgánico de abedul polar blanco: como ya te íbamos avanzando, este ingrediente es un jugo que se extrae de la corteza de abedul blanco y se utiliza como base de la fórmula por sus excelentes propiedades. Es rico en betulina, un gran antiinflamatorio natural que permite reducir la inflamación causada por las imperfecciones derivadas del exceso de sebo, además de poseer acción calmante y antioxidante, mediante la cual ayuda a prevenir el acné sin resecar la piel.
  • Extracto de hojas de Aralia Mandshurica: esta planta siberiana es un adaptógeno vegetal único (resiste condiciones atmosféricas muy adversas). Se recoge a mano, recolectándolo directamente de la naturaleza para que preserve sus vitaminas (B y C) y los flavonoides que contiene. A efectos prácticos, representa un refuerzo muy potente que ayuda a la piel a mantener su hidratación y elasticidad, así como a rejuvenecerla.
  • Extracto de manzanilla dulce: si creías que este ingrediente solo te servía para el dolor de barriga, estabas muy equivocada. Y eso es porque también es un fantástico tratamiento para el acné, debido a sus propiedades limpiadoras y su capacidad para eliminar toxinas y bacterias de forma intensiva.
  • Extracto de raíz de Rhodiola Rosea: es rica en ácidos orgánicos, magnesio, cobre, zinc, aceites esenciales y flavonoides. ¿Su aportación? Mejora las funciones protectoras naturales de la piel. Tiene un efecto calmante y la protege de la exposición medioambiental. Dicho de otro modo: le da un pequeño empujoncito cuando le toca adaptarse a cambios bruscos como el estrés o las temperaturas extremas.
  • Caolín: es un tipo de arcilla (blanca) que aporta beneficios a cualquier piel grasa por su contribución de forma activa a reducir los signos del acné, controlar la producción sebácea y destaponar los poros obstruidos, haciendo así que adquiera un tono uniforme.
  • Bentonita: es otro tipo de arcilla que, trabajando en conjunto con la anterior, puede conseguir que tu piel parezca otra. Y ¿sabes por qué? Pues porque gracias a su acción, se eliminan las impurezas alojadas en la piel y se destaponan los poros, haciendo que el cutis quede limpio y equilibrado.

¿Cómo usarla?

Siempre con la piel limpia. Recuerda que, aunque ayude a limpiar, no es un producto específico para ello: es un refuerzo.

Aplica una capa fina de producto sobre la piel seca (con una cantidad equivalente a la de una almendra con cáscara, aproximadamente, te bastará). Hazlo dando suaves masajes y déjala actuar durante 10 a 15 minutos. Después, retírala con agua tibia o fría y sécala a toquecitos.

Puedes repetir este proceso entre dos y tres veces por semana.

Truco de la casa:

No apliques la mascarilla directamente sobre la piel sin trabajarla un poco. Frótala entre tus manos y aplícala cuando sientas que ya no está tan fría: eso favorecerá una mejor absorción.

A veces puede parecer una tontería, pero el movimiento de las manos influye mucho en cómo los productos inciden en nuestra piel, por eso es recomendable que lo hagas con movimientos circulares que estimulen, desde un principio, la circulación sanguínea. De abajo hacia arriba.

Esta mascarilla forma parte de la línea de cuidado para piel grasa Berëza Siberica. Sumérgete en ella y crea una rutina perfecta para cambiar las pesadillas por sueños húmedos (que no aceitosos).

Categorias

GRATIS

EL REGALO DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)