Envío gratis a partir de 18 €

Mascarilla para contorno ojos Antifatiga | Natura Siberica

Mascarilla para contorno ojos Antifatiga | Natura Siberica

5/5

11,81

-15%

50 ml

Hidrata y relaja el contorno
Refresca y suaviza la piel
Atenúa los signos de cansancio
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

11,81

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 11,81 11,34 10,98 10,63

Ahorra comprando para varios meses. 

Con tu piel no se juega a los médicos. Y con tus ojos, menos. Por eso vas a usar esta mascarilla, vaya a ser que alguien te diagnostique pandanitis.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Mascarilla para contorno ojos Antifatiga | Natura Siberica

Manifiesto de una Piel Sensible. (Vol. I)

Estoy cansada. Cada día me levanto con ganas de ser como el resto de pieles, pero me miran y me tratan diferente. Es algo que me pasa constantemente. A todas horas. Me consume y no lo puedo evitar. Yo quiero ser una más, con mi dosis de hidratación y mi limpieza rutinaria, pero no me dejan regenerar. Así que es hora de hablar claro.

¿A ti no te pasa?

Eso de que todo el mundo se crea que tu piel es suya. O que saben más que tú sobre tu piel. Se atreven a hacerte comentarios, tocarte la cara o, directamente, hacer diagnósticos que, la verdad, a veces hasta dan ganas de reírse (por no llorar, claro).

  • «Deberías cuidarte esas ojeras»
  • «Vigila con el sol porque con esa piel puede que tengas algún susto»
  • «Pronto tendrás que empezar a mirar cremas de farmacia»
  • «¿Tú tienes problemas en la piel, verdad?«

Lupus… o algo así. Esa es la coletilla del último comentario. Un diagnóstico claro (para ellos), rápido (para ellos) y de dudosa certeza (para cualquier otra persona) que te regalan sin que tú se lo pidas. Es ese tipo de cuidado que no necesitas, pero te proporcionan generosamente. Porque se preocupan por ti.

Porque tu piel es vulnerable. Tanto que no puedes cuidarte sola, te tienen que cuidar.

Porque tu piel es débil. Frágil. Casi como una muñequita de porcelana…

…Eres de cristal.

Porque no puedes ir por la vida como una piel normal. «Cuídate esa piel». «Mírate esas bolsas». «Parece que…» Dé-ja-me.

Sé cuidarme sola. Sé lo que necesita mi piel. Sé controlar mis ojeras. Sé que con mi mascarilla antifatiga de Natura Siberica tengo lo que cualquier piel sensible desearía.

Nosotros también lo sabemos. Y te vamos a contar por qué.

Lo que más nos gusta

  • Se preocupa de verdad: está formulada con un 20,1 % de ingredientes procedentes de agricultura orgánica, por eso cuenta con sellos que certifican su veracidad y su calidad. Eso sí es ayudar.
  • Más natural que los prejuicios: en su composición, cuenta con un 98,6% de ingredientes naturales y vegetales, obtenidos de forma ética y en compromiso con el planeta. Y obviamente, también hay un sello que lo certifica.
  • Más suave que los comentarios inoportunos: porque si su interior está hecho con delicadeza, su exterior no podía ser menos. Llega a tus manos con un envase soft-touch de diseño muy cuidado que resulta súper agradable al tacto.
  • Te lo pone fácil: porque para difíciles ya están los que te hacen de médicos. Con una tapa en rosca bien asegurada, usarla es tan sencillo como girar un cuarto de vuelta y listo.

Lo que nos enamora

  • Su forma de tratar la piel. Porque lo hace de verdad: con una textura en gelatina que se deshace rápidamente al contacto con la piel. Crea una crema que actúa como capa protectora y la reconforta.
  • Su aroma, tan intenso y agradable como su efectividad.
  • La cobertura que da a la piel desde el primer contacto. Crea un efecto parche que cubre el contorno del ojo por completo y le aporta una sensación refrescante, a la vez que lo suaviza, lo hidrata y lo descongestiona. Es todo un aliado contra los signos del cansancio: los atenúa en cuestión de minutos.

Los culpables de su encanto

  • Hidrolato: es un concentrado de vitaminas y microelementos que se extrae de las plantas por destilación. Plantas salvajes que tienen propiedades muy poderosas y cuyo efecto sobre la piel es tal como su cuidado intensivo, dejándola suave y aterciopelada.
  • Rhodiola Rosea: es rica en ácidos orgánicos, magnesio, cobre, zinc, aceites esenciales y flavonoides. ¿Su aportación? Le da un pequeño empujoncito a la piel cuando le toca adaptarse a cambios bruscos como el estrés o las temperaturas extremas.
    • Hidrolato orgánico de Rhodiola Rosea: mejora las funciones protectoras naturales de la piel. Tiene un efecto calmante y la protege de la exposición medioambiental. Es decir, de los agentes externos que pueden dañarla.
  • Aceite de pino siberiano orgánico: es una fuente única de ácidos poliinsaturados, vitaminas E y F. Traducido en propiedades, significa que produce un efecto nutritivo para la piel y la suaviza.
  • Ácido hialurónico: su función principal es la de hidratar intensivamente la piel para incentivar el aumento de su firmeza y elasticidad naturales.
  • Vitamina E: es un potente antioxidante que ayuda a retardar el envejecimiento prematuro de la piel. ¿Cómo lo hace? Dándole protección, reduciendo la irritación y activando la síntesis (producción natural) de colágeno para incrementar su elasticidad.
  • Además, cuenta con otros componentes naturales que no podemos dejar pasar desapercibidos: extracto de manzanilla orgánica, extracto de caléndula orgánica, raíz de panax ginseng orgánico y extracto de scutellaria baicalensis orgánica. Esta última es conocida por ser una de las 50 hierbas fundamentales usadas en la medicina tradicional china. Así que puedes hacerte una idea de lo beneficiosa que puede ser para tu piel.

¿Cómo usarla?

Con delicadeza. Especialmente porque vas a tratar la zona de los ojos, que como ya sabrás, es de las más sensibles.

Aplica la cantidad equivalente a un piñón y frótala (muy poquito) entre los dos dedos índices. Traspasa el producto al contorno del ojo dando ligeros toquecitos: verás cómo empieza a transformarse en crema. Déjalo actuar de 10 a 15 minutos y, después, retira el exceso con un disco desmaquillante.

Truco de la casa:

Como estamos tratando una zona altamente sensible, es importante procurar no usar ningún soporte para aplicar la mascarilla que no sea 100% respetuoso con la piel. Por eso, nuestra recomendación es que la apliques con los dedos y la retires con un disco de tela reutilizable. Así, además, estarás favoreciendo a la preservación del medioambiente.

Esta mascarilla forma parte de una línea de cuidados para piel sensible. Sumérgete en ella y disfrútala. Tu piel te lo agradecerá.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)