Envío gratis a partir de 18 €

7 pasos para tratar tu piel madura y grasa

rutina piel grasa

Cómo mejorar tu relación con tu piel madura y grasa

Si al entrar en el terreno de la piel madura te dijeran que los brillos, los granos y el exceso de grasa desaparecerían, seguramente no te haría falta una rutina como esta para enfrentarte a ellos. Pero como no es así, quédate y andemos este camino de la manita.

Play Video

Pasos a Seguir

1
Gel limpiador

Limpia tu piel como toca

Y así, en el primer paso, ya te estás preguntando: "¿Qué significarse la piel como toca?".

Pues de la forma en la que una piel madura con tendencia grasa requiere. Es decir, con un gel limpiador que purifique tu cutis de forma delicada. O lo que es lo mismo, que sea capaz de retirar tanto las impurezas y toxinas que ha ido acumulando del exterior como el exceso de sebo que tu propia piel ha ido generando por sí misma.

Normalmente te recomendaríamos ejecutar este paso en lo que se conoce como una doble limpieza, puesto que es necesario emplear distintos productos que te ayuden a eliminar los dos tipos de suciedad que te hemos explicado. Sin embargo, en esta ocasión no es imprescindible por el producto - casi mágico - del que hablamos.

Eso sí, es importante que no te saltes este paso jamás. Por mucho que no te maquilles, por mucho que no salgas de casa o por mucho que simplemente te dé pereza. Porque es tan básico como no ponerte tacones cuando te duele la espalda (nos entendemos, ¿verdad?).

Y más básico es, todavía, si eres persona de no salir a la calle sin maquillaje. Entonces no realizar tu limpieza diaria se convierte en un auténtico crimen (hacia tu piel madura, obviamente).

Su minuto de gloria es: por la mañana y por la noche.

2
Tónico

Ponte un tónico para empezar a hidratar

La hidratación es imprescindible. Te digan lo que te digan.

Seguramente, a estas alturas ya sea algo que tengas claro, pero lo que no siempre es tan obvio es la importancia de usar un buen tónico después de limpiar.

Especialmente cuando hablamos de una piel madura y grasa. ¿Por qué? Pues porque si hay algo que le cuesta a este tipo de piel es retener la humedad correctamente, lo que suele dar lugar a mayor presencia de arrugas, flacidez o signos propios de una piel grasa.

Por eso es más que recomendable preparar tu cutis antes de colocarle directamente una crema hidratante, y hacerlo con el tónico es la mejor opción por la que te podrías decantar, puesto que es el producto cosmético que mejor asimila tu piel.

Y no te lo decimos para convencerte - que también -, te lo decimos porque su composición es, en gran medida, agua. Y las células de tu epidermis son grandes amantes de esta. Así que no hará falta ponértelo muchas veces para darte cuenta de que es la transición perfecta entre la limpieza y la crema: por su capacidad para absorberse, por su facilidad para hidratar tu piel madura y por su capacidad para ayudar a los siguientes cosméticos a penetrar mejor en tu epidermis.

Sin pasarse: a diferencia de otros productos, el tónico facial no requiere de una aplicación demasiado compleja. Paradójicamente, basta con pulverizarlo directamente sobre la piel limpia o sobre las manos para dar toquecitos después por todo el rostro. Y sí, aunque lo hagas así, trabajará igual de bien.

Su minuto de gloria es: después de la limpieza. Tantas veces como limpies, tantas veces que lo aplicas.

3
Aceite

Aplica un aceite regenerador

Su propio nombre lo indica, pero vamos a dejarte claro por qué te interesa añadir este paso a tu rutina facial:

  1. Contrariamente a lo que debes estar pensando, incluir un aceite regenerador no te va a engrasar la piel. Eso solo ocurre cuando utilizas productos que producen una oclusión de los poros y estos reaccionan generando más sebo para defenderse.
  2. Su formulación está hecha a base de aceites esenciales que proporcionan mayor concentración de principios activos y, en consecuencia, ofrece mayor capacidad para resolver las afecciones de una piel madura con tendencia grasa.

La diferencia entre utilizarlo o no la verás reflejada en el progreso de tu cutis: colocarlo bajo tu crema hidratante incrementará de forma exponencial los beneficios de la misma y actuará como refuerzo a la hora de impedir que tu piel se deteriore con mayor rapidez. ¿La razón? Su función regeneradora: tan pronto como humecte y nutra tu piel, estará estimulando la eliminación de células muertas para dejar paso a las nuevas y, a su vez, a una tez más suave y rejuvenecida.

Toma nota: la clave para conseguir una buena base de hidratación es aplicarlo cuando el tónico todavía no se ha secado. Con eso y seis gotas será suficiente para cubrir todo tu rostro y sentir cómo la piel se regenera por momentos. Eso sí, si no quieres verte muy reluciente, mejor hazlo por la noche.

Su minuto de gloria: después del tónico y antes de la crema hidratante.

4
Contorno de ojos

Incluye el contorno de ojos

Si bien mucha gente considera que no es un paso imprescindible, para nosotros no puede pasar desapercibido. Y es que allá donde tu piel sea más fina será donde aparezcan antes los signos de la edad (sí, estamos hablando de las arrugas y de la flacidez).

¿Y eso dónde sucede? Efectivamente: en la piel que rodea los ojos. Mismo motivo que razona la necesidad de un producto a parte: requiere de un tratamiento específico y de un producto adecuado para las necesidades de este tipo de piel. Porque igual que no te lavarías el cabello con un gel corporal, no deberías hidratar tu contorno de ojos con una crema facial.

Además, aplicar un tratamiento correcto de forma regular te ayudará a reducir los signos visibles de fatiga, cansancio o sencillamente de piel madura como son las ojeras, las arrugas y líneas de expresión o la hinchazón de la zona.

Y no, por mucho que utilices una crema facial específica para tu tipo de piel no será lo mismo, sencillamente porque la de esta parte del rostro es totalmente distinta.

Su minuto de gloria: antes o después de la crema hidratante, siempre que tengas la piel limpia.

5
Concentrado piel grasa

Hidrata con la crema facial

Por supuesto, este momento no podía faltar.

Ya has visto que la hidratación es vital para tu piel, y eso es lo que haces cuando pasas por los puntos anteriores: hidratarla.

Pero con la crema facial no cubres solamente esa necesidad, también te aseguras de mantener tu tez protegida de todo aquello que suele contribuir de manera continuada a su estado de desequilibrio: los radicales libres y la pérdida de agua.

¿Por qué es necesaria dicha protección? Pues porque sin ella tu piel madura está en constante posición de autodefensa. Y eso, traducido a una epidermis donde prevalece la tendencia grasa, quiere decir mayor posibilidad de sufrir un exceso de producción sebácea, así como pequeños brotes de acné o brillos permanentes.

Por eso y porque, además, necesitas algo que te haga un efecto matificante, que aminore la inflamación y que reduzca la visibilidad de las arrugas, nunca debes perder de vista este paso (tanto de día como de noche).

Su minuto de gloria: después del tónico o del aceite.

6
Crema reguladora piel grasa

Aplica una crema reguladora para el acné

Antes de nada, debes saber que este paso solamente es recomendable en el caso de que tu piel, además de madura y grasa, sufra brotes de acné con cierta frecuencia.

Si no los sufres habitualmente pero sabes que te puede llegar a pasar, tampoco está de más que sepas que puedes recurrir a esta solución.

Cuando hablamos de pieles con acné y signos de edad, parece que las cosas se complican. Y sí, es verdad que puede llegar a ser una combinación compleja de tratar, pero tan solo se trata de ser constante y repetir este punto tantas veces como veas que asoman los granitos.

Esto es: darle a tus zonas "problemáticas" un complemento para tratarlas con mayor incisión. Por eso te proponemos utilizar solo, y solo en estos puntos de tu rostro, una crema reguladora que te ayude a desarrollar una acción antiinflamatoria, absorba el exceso de grasa y minimice los signos de acné a la vez que reduce el avance del envejecimiento cutáneo.

Si te estás preguntando por qué no usar este producto para todo el rostro directamente, la respuesta es clara: puede resultar demasiado astringente. Bien sabrás que, cuando la piel grasa se transforma en piel madura, tiende a estabilizarse un poquito y ya no necesita de tratamientos tan radicales. Sin embargo, las hormonas pueden hacer reaparecer el acné y, probablemente, no lo repartan por todo el rostro. Por eso es mejor que destines la crema reguladora solo a aquellas zonas que de verdad son conflictivas y evites así resecar el resto del cutis.

Su minuto de gloria es: antes o después de la crema facial (es indiferente).

7
Exfoliante

Exfolia una vez por semana

Puede dar pereza, puede resultarte incómodo (aunque no debería), puede que no siempre te apetezca, pero exfoliar la piel una vez por semana (o más) es necesario.

Necesario para mantener el equilibrio del pH; para mantener activa la regeneración celular que contribuye a la renovación de la epidermis; para eliminar aquella suciedad que incluso el limpiador no es capaz de retirar; para facilitar la apertura de los poros y, en consecuencia, una mejor absorción de los nutrientes de los productos reparadores y de hidratación; para prevenir las imperfecciones.

Ahora bien, el exfoliante que te recomendamos no es uno cualquiera. Funciona por microdermoabrasión y eso, a efectos prácticos, quiere decir que elimina las capas más superficiales de la piel para asegurar un efecto más duradero e intensivo.

Sin duda, es inmensamente beneficioso para cualquier tipo de cutis, pero en aquellos momentos en los que tu acné se encuentre en pleno auge o sientas la piel extremadamente sensible, mejor aplázalo hasta la próxima semana o sustitúyelo por otro producto de acción más suave.

Su minuto de gloria es: una vez por semana, preferiblemente por la noche o cuando sepas que no vas a salir de casa. Si tienes que hacerlo irremediablemente, asegúrate de proteger bien tu piel con tu crema facial y un protector solar antes de poner un pie en la calle. Por favor te lo pedimos.

marta espada noria

En resumidas cuentas

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)