Envío gratis a partir de 18 €

Concentrado para contorno de ojos antiedad | D'Alchemy

Concentrado para contorno de ojos antiedad | D'Alchemy

5/5

46,95

15 ml

Reduce los signos de fatiga
Minimiza la hinchazón
Hidrata y tonifica el contorno
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

46,95

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 46,95 45,07 43,66 42,26

Ahorra comprando para varios meses. 

Tu mirada te pide ese concentrado antiedad para el contorno de ojos: el mejor aliado contra los signos de fatiga y del envejecimiento cutáneo.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Concentrado para contorno de ojos antiedad | D’Alchemy

Hoy te ha dado por arreglarte.

Es una cosa que te gusta hacer pero para lo que no siempre tienes tiempo.

Pero hoy te has levantado más enérgica, te has dicho: hoy sí. Y no sabes ni de dónde has sacado las energías, pero en el mismo tiempo que otros días simplemente te limitas a desperezarte y coger fuerzas, hoy te han sobrado tanto que has dejado la casa arreglada y también te has arreglado tú.

Y mira, por qué no, hasta te ha apetecido hacerte un selfie.

Pero ahí ya se te ha cruzado el día.

Porque tu reacción al verte ha sido pensar que lo único que podría arreglar esas ojeras es un filtro. Y como que ya no estamos para eso.

Que no tiene nada de malo, pero tú como que no te ves.

Y, la verdad, te entendemos. Sobre todo porque para qué usar un filtro cuando puedes usar este concentrado para el contorno de ojos antiedad de D’Alchemy.

Es que nosotros no lo dudaríamos ni un segundo, vaya. Y seguro que tú tampoco.

Lo que más nos gusta

  • Naturaleza concentrada: concretamente, en 15 ml de pura riqueza para tu piel. ¿Es eso posible? Pues claro que sí, porque está hecho con ingredientes naturales y su fórmula está basada en hidrosoles de plantas en lugar de agua, lo cual aporta una calidad incomparable y proporciona mejores resultados.
  • Protección al cuadrado: no solo para tu piel, también para el producto en sí mismo. Y quizás te parezca una tontería, pero al final de todo sigue siendo un beneficio para ti: la crema llega a tus manos en un envase de cristal biofotónico que bloquea la entrada de luz al interior del frasco. ¿Qué significa eso? Que las propiedades del concentrado no se ven afectadas por ningún factor ajeno (ni siquiera la temperatura) y se mantengan activas durante mucho más tiempo.
  • Focalizada en lo importante: que es el cuidado de tu cutis y nada más. Por ello, en su fórmula jamás encontrarás ingredientes que puedan ser tóxicos para tu piel o para el bienestar de otros seres, como son los sulfatos, los parabenos, las siliconas (entre muchos otros) ni, por supuesto, nada de origen animal.

Lo que nos enamora

  • Que invierte todos sus esfuerzos en un tipo de piel concreta: seca, sensible y con flacidez (además de madura, obviamente). Y lo hace para proporcionarle un resultado más satisfactorio, que aplicado sobre el cutis se traduce en: arrugas menos profundas y menos visibles a simple vista, reducción de los signos visibles de cansancio y fatiga, mirada iluminada y relajada y, por supuesto, minimización de las ojeras y la hinchazón de la zona del contorno.
  • Textura muy suave, ligeramente densa pero muy rica. Nada más tocarla notarás lo que hace que sea única: una aplicación súper fácil y sencilla que proporciona sensación de confort inmediata. Hidrata la piel de forma delicada pero intensiva, tonificándola y reafirmándola sin resecar la zona en absoluto ni dejarla grasa, pegajosa o irritarla. Es el primer perfecto para colocar un buen antiojeras sin que acabe siendo un drama.
  • Su aroma floral con clara presencia de las rosas. Incluso en esto se aprecia su excelencia: es suave, agradable y exquisito. Muy, muy fino… casi tanto como tu piel después de usar este concentrado.

Dato curioso: mira si está concentrada en lograr la excelencia, que D’Alchemy numera todas las fórmulas de sus productos y las coloca bien visibles en los envases de cada uno de ellos. A medida que las van actualizando, las numeraciones se van modificando. ¿Se puede ser más perfeccionista?

Los culpables de su encanto

  • Hidrosoles de rosa de Damasco y Hamamelis: son los protagonistas de la fórmula, claramente. Y tampoco nos extraña, porque llevan a cabo gran parte de la acción de esta crema: hidratan y suavizan la piel, haciendo que las arrugas se alisen, reducen la flacidez, la inflamación y previenen su aparición de nuevo, y fomentan la circulación sanguínea para retrasar el envejecimiento cutáneo.
  • Aceite esencial de rosa de Damasco: es un estimulante de la producción de colágeno natural, gracias a que promueve la circulación sanguínea. Reduce la hinchazón típica de la zona del contorno y aumenta la elasticidad de la piel.
  • Aceite esencial de Lavanda: tiene propiedades antiinflamatorias, lo cual hace que sea el ingrediente perfecto para minimizar la inflamación y la irritación del contorno del ojo. Aporta equilibrio a la piel y la deja relajada y tonificada, además de protegida, debido a su efecto antibacteriano que impide que las bacterias penetren en el cutis.
  • Aceite de coco: gracias a su riqueza en ácidos grasos saturados, vitaminas y minerales, se convierte en uno de los mejores hidratantes para la piel. Le aporta humectación de forma intensiva y profunda y la mantiene suave y saludable incluso bajo la exposición solar no prolongada.
  • Aceite de argán: al margen de su aroma tan suave y peculiar, nos gusta por muchas otras cosas. Por ejemplo, s capacidad nutritiva sobre la piel. Restablece y repara la estructura cutánea a la vez que contribuye a regenerar la barrera hidrolipídica, haciendo que se reduzcan las arrugas y dejando la tez sedosa y relajada.
  • Manteca de karité: nutrición hasta los topes. Le da consistencia al concentrado y hace que su efecto sobre la piel sea hidratante, nutritivo, suavizante y tonificante. Gracias a ella, además, se incentiva la regeneración de las células muertas y se previene la aparición de las arrugas.
  • Extracto de microalga Chlorella: bye bye ojeras. Aunque de entrada pueda parecerte un ingrediente poco agradable, te acabará encantando, porque gracias a él se aclaran las zonas oscuras del contorno y reducen su visibilidad. O lo que es lo mismo: dejas de parecer un panda.

¿Cómo usarlo?

Aunque sea único, su aplicación es como la de cualquier otro contorno de ojos.

Es decir: sobre la piel limpia y seca, aplica una pequeña cantidad (aproximadamente, la que equivale a un piñón) y repártela por toda la zona a tratar mediante toquecitos. No arrastres los dedos, nunca: primero, porque estás tratando una zona sensible y, segundo, porque en lugar de favorecer que el producto penetre, lo único que haces es moverlo de un lado para otro.

Truco de la casa:

Una forma muy sencilla de contribuir a que tu piel absorba mejor los nutrientes de este producto es frotarlo un poquito entre los dedos antes de aplicarlo sobre la zona. Y, en caso de pasarte con las cantidades, nunca lo retires con algo rugoso, a lo sumo utiliza un disco desmaquillante.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)