Envío gratis a partir de 18 €

Cremigel hidratante | Natura Siberica

Cremigel hidratante | Natura Siberica

5/5

6,76

-15%

50 ml

Hidrata, calma y desinflama
Recupera el equilibrio
Protege sin bloquear los poros
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

6,76

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 6,76 6,49 6,29 6,08

Ahorra comprando para varios meses. 

Nunca serás tan feliz con tan poco. Y de tu piel grasa ya ni hablamos, que tiene a los poros bailando de pensar que le vas a poner este cremigel.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Cremigel hidratante | Natura Siberica

Es curiosa la cantidad de paradojas que nos plantea la vida.

Que los que más tienen siempre son los que más quieren y los que menos ostentan todavía necesitan menos.

O que cuanto más comes (pero mejor), menos engordas.

O que en un bote muy pequeño puedan haber cosas muy valiosas.

Como, por ejemplo, en el de este cremigel hidratante, que es el rey de las paradojas.

Curiosamente, siendo de lo más ligero que te puedes echar a la piel, es de lo más rico y nutritivo que hay.

En efecto, a veces parece que una crema necesita ser muy densa para hacerte mucho bien, cuando en realidad es todo lo contrario lo que tu piel grasa agradecerá.

Qué ironía, ¿verdad?

Lo que más nos gusta

  • Directa al grano: y nunca mejor dicho. Este producto pertenece a la línea Berëza Siberica, una gama dedicada única y exclusivamente al cuidado de la piel grasa y el tratamiento de sus imperfecciones asociadas, como son el acné, los puntos negros, los poros abiertos o los brillos, todos ellos derivados del exceso de producción sebácea. Con su mágica composición, pretende regular dicha secreción y minimizar progresivamente sus efectos hasta hacerlos desaparecer.
  • Con lo esencial: porque no necesitas aditivos ni ingredientes que le resten calidad de vida a tu piel, sino todo lo contrario. Por eso, todos los productos de esta colección están basados en el hidrolato orgánico de abedul blanco, un jugo extraído mediante la destilación de esta planta, combinado con elementos naturales y vegetales. Todos ellos originarios de la naturaleza siberiana y recolectados de forma silvestre para poder aprovechar al máximo todas sus propiedades.
  • Sin causar daños: ni a ti, ni a tu piel, ni al entorno. Y así es como se puede decir con la boca grande que Berëza Siberica es vegana en su totalidad: sin ingredientes de origen animal y cruelty free, tanto en lo que respecta a la producción como en el testado del producto final. Por eso, el uso de esta crema te dará una tranquilidad absoluta no solo en el cuidado de tu cutis, sino en tener la sensación de que estás colaborando a hacer de este mundo un lugar mejor. Sin grasa y sin dolor.

Lo que nos enamora

  • Va a cuidar tu piel grasa desde el primer minuto del día hasta el último. Tú tan solo tienes que aplicarla y ella sola se encargará de desinflamarla, calmarla e hidratarla de manera continuada. Gracias a su estupenda combinación de ingredientes, la protegerá sin bloquearla y reforzará sus defensas naturales para mantenerla a salvo de los agentes externos, evitando así su necesidad de seguir produciendo sebo.
  • Textura súper ligera, como su propio nombre indica, que resulta súper cómoda y fácil de aplicar. Al contrario de lo que puede parecer, es muy cubriente y genera una sensación instantánea de confort que acaricia la piel y la hidrata activamente. Su rápida absorción facilita que la sensación de alivio no tarde en aparecer y que se vaya recuperando el equilibrio de la piel desde los primeros instantes.
  • Aroma muy suave, refrescante y con este toque del abedul blanco que transmite una sensación de renovación y bienestar completas.

Los culpables de su encanto

  • Hidrolato orgánico de abedul polar blanco: como ya te íbamos avanzando, este ingrediente es un jugo que se extrae de la corteza de abedul blanco y se utiliza como base de la fórmula por sus excelentes propiedades. Es rico en betulina, un gran antiinflamatorio natural que permite reducir la inflamación causada por las imperfecciones derivadas del exceso de sebo, además de poseer acción calmante y antioxidante, mediante la cual ayuda a prevenir el acné sin resecar la piel.
  • Extracto de manzanilla dulce: si creías que este ingrediente solo te servía para el dolor de barriga, estabas muy equivocada. Y eso es porque también es un fantástico tratamiento para el acné, debido a sus propiedades limpiadoras y su capacidad para eliminar toxinas y bacterias de forma intensiva.
  • Alantoína: es un componente no irritante comúnmente conocido (y utilizado) por sus propiedades curativas, y es que tiene una elevada capacidad de promover la regeneración de las células cutáneas. Eso la convierte en un excelente combatiente contra los signos de la edad, puesto que favorece la producción natural de colágeno. Además, por sus características, también es idónea para proteger la piel de los efectos dañinos de la polución y suavizarla, ayudándola a retener la hidratación.
  • Ácido hialurónico y vitamina B5: una de las mejores mezclas que podrías encontrar para el bienestar de tu piel grasa. Dos hidratantes súper potentes que, además de proporcionarle humectación al cutis, le aportan antioxidantes que ayudan a reparar su estructura y la protegen, y minimizan los signos de envejecimiento asegurando que su barrera hidrolipídica se mantenga equilibrada.

¿Cómo usarlo?

Como cualquier otra crema facial: con la piel limpia y seca, coge una pequeña cantidad (la equivalente a una avellana, por ejemplo), y aplícala por todo el rostro haciendo suaves masajes con las yemas de los dedos. Déjala absorber y ¡listo!

Ah, y tenemos una buena noticia para ti: puedes repetir esta acción tanto de día como de noche.

Truco de la casa:

Cuando decimos lo de aplicar las cremas haciendo un masaje no es cosa de un capricho. Es un acto que estimula la circulación sanguínea y favorece que la piel active un proceso de regeneración natural. Con lo cual no solo absorbe el producto que le estás dando, sino que, además, está produciendo elementos beneficiosos por sí misma. Y si, además, la calientas un poco con los dedos (frotándolos entre sí) ya lo haces perfecto, porque acercas su temperatura a la de tu piel y ayudas a que esta última absorba mejor los nutrientes.

Este cremigel forma parte de la línea de cuidado para piel grasa Berëza Siberica. Sumérgete en ella y crea una rutina perfecta para cambiar las pesadillas por sueños húmedos (que no aceitosos).

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)