Envío gratis a partir de 18 €

natura siberica
bereza siberica
La del acné. Exclusiva para él y enfocada en combatirlo en todas sus vertientes.

Para todas las pieles grasas sin remedio, cansadas de empezar de cero cada semana y amantes de lo natural: saludad a Berëza Siberica.

15% DTO

Descuento

Filtrar

Tipo de Producto
Soluciones a
Marca
Stock

50 ml

Hidrata, calma y desinflama
Recupera el equilibrio
Protege sin bloquear los poros

6,76

20 uds

Limpian sin resecar
Minimizan los poros
Hidratan y equilibran la piel

7,61

145 ml

Limpia sin resecar la piel
Reduce la inflamación
Combate los signos del acné

5,40

200 ml

Limpia, purifica y refresca
Elimina los poros acumulados
Minimiza los efectos del acné

3,36

145 ml

Limpia la piel sin irritar
Reduce la inflamación
Equilibra el pH de la piel

5,06

100 ml

Repara y alivia la piel
Ayuda a controlar el acné
Minimiza los signos de edad

5,91

100 ml

Detoxifica, purifica y oxigena
Minimiza los poros abiertos
Suaviza e ilumina la piel

5,91

30 ml

Hidrata y calma la piel
Combate las imperfecciones
Previene los brotes de acné

5,06

200 ml

Limpia y reduce marcas de acné
Minimiza los poros visibles
Matifica y equilibra

3,36

bereza siberica

Hay que ver lo mal repartido que está el mundo. Por un lado, lleno de gente que desearía hacer un reset cada día, volver a iniciar la rueda y olvidarse de todo lo vivido.
Y por otro tú, que no dejas de comenzar de nuevo. Cualquiera en tu lugar se sentiría afortunado de tener tal dinamismo en su vida. Pero tú no. Y con toda la razón. Porque tú no lo haces porque quieres, lo haces porque la vida te obliga. Porque tu piel grasa te obliga, más bien.
Porque buscas insaciablemente algo que te aporte una solución verdadera, y que no esté repleto de ingredientes contradictorios.

Porque es más grande tu constancia que tu hastío.
Y por fin la has encontrado: da la bienvenida a tu vida a Berëza Siberica.

Verde que te quiero verde.
Nunca un color ha definido tan bien lo que sientes y lo que quieres.
Esperanza.
Naturaleza.
Renovación.
Juventud.
Y nunca un color se ha complementado tan bien contigo. Ni con tu piel. Porque, por si no lo sabías, el verde es el color complementario del rojo.
El que lo neutraliza.
El que lo hace desaparecer.
¿Tanto como desaparecer? Tanto. Porque son colores opuestos en el círculo cromático, y la presencia de uno hace que el otro se esfume.

Así, sin más.
Como si no hubiera existido. No lo solapa, no lo esconde y no hace una mezcla extraña. Simplemente borra su rastro.

Por eso sabemos que Berëza Siberica es exactamente lo que tu piel grasa necesita. El verde para tu rojo. La calma para tu irritación. El oasis para tu particular desierto.

La goma que limpia el acné y todos sus matices: sean intensos, sean brillantes o sean penetrantes. Para ella es indiferente.

Porque, amiga y compañera, en esta paleta no hay lugar para los rojos. Esa gama quedará para otra obra.

Berëza Siberica no te lo pinta todo de rosa

Lo pinta de un color mucho mejor. De hecho, si nos ponemos literales, tampoco lo pinta. Más bien… hace que todo pierda saturación.

Eso sí, es toda una maestra, porque lo que hace con tu piel se puede decir que es puro arte.

Está claro que el verde es su color favorito; es una artista del monocroma, qué le vamos a hacer. Y aunque no lo usa con brocha, lo domina como nadie.

Limpia, exfolia, repara, corrige, nutre, hidrata, calma, regenera y cuida. Y no lo hace con cualquiera: lo hace solo con la piel grasa.

Porque es la niña de sus ojos. Porque, por mucho que disimule, Berëza Siberica ha nacido para eso. Y se ha dedicado en formato y fórmula a dar lo mejor de sí misma por el bien de los cutis en apuros.

Y lo ha conseguido. Vaya, que si lo ha conseguido.

La esencia de Berëza Siberica

Dicen que el talento es algo innato. Que se lleva dentro, que nadie lo enseña, ni lo entrena, como ocurre con algunas aptitudes.

Y es verdad, Berëza Siberica es la prueba de ello. Le sale de dentro. Desde lo más profundo de sus composiciones; hay talento en cada uno de sus productos.

Y se palpa. Cuando los tocas, cuando los hueles, cuando los deslizas por tu piel. Sabes que eso no es algo fingido. Que es algo natural.

Tan natural como el abedul blanco polar. El culpable de que posea tales dotes y sea capaz de hacer esa magia. Él, junto con tantos otros ingredientes naturales de gran exquisitez, forman el lienzo perfecto para que Berëza Siberica despliegue todo su arte y dé vida a auténticas creaciones cutáneas.

Porque fue concebida para ello. Y, por eso, como toda artista, es experta en conquistarte. En hacerlo rápido, casi sin darte cuenta, pero notando cada avance que provoca en tu rostro y cuerpo.

Y no, no estamos hablando de algo puramente físico. Esto va mucho más allá: va de plasmar la esencia de su arte en tu interior, haciendo que te sientas bien contigo misma.

Por fin.

La inspiración de Berëza Siberica

Aunque bien sabido es que cualquier artista que se precie representa una auténtica inspiración para los demás, ella misma requiere de tener sus propias referencias para llevar a cabo obras de valor.

Y para que tengan valor, deben tener un mensaje, un objetivo, una misión o simplemente ser la expresión de algo.

Por lo general, ese “algo” suele ser cualquier cosa que inquieta a la artista, y en este caso la inquietud de Berëza Siberica es más que obvia y compartida:

Liberar a las pieles grasas de la condición que las define. Que dejen de ser grasas para ser simplemente pieles.

Bonitas (como ya lo son), mates, lisas, suaves, sin erupciones, libres de irritaciones y secuelas del acné.

Puras.

Como lo es cualquier obra de arte.
Y nosotros nos preguntamos: ¿es posible que tu inspiración sea a la vez el objeto de tu arte?

Pues claro que sí, nos acabamos respondiendo. Nada más hay que verte a ti.

Las musas de Berëza Siberica

Dejando de lado un poco este puntazo romántico que nos ha dado, tenemos que ser totalmente realistas y dejar un punto claro.

Toda artista tiene sus propias musas. A veces son humanas, otras no.

En el caso que nos ocupa… está muy, pero que muy claro.

Las musas de Berëza Siberica sois vosotras.

Todas y cada una de las personas que día tras día lucháis, que no sabéis lo que significa la palabra rendición, que, aunque vuestra piel os pueda llegar a desesperar, no bajáis la guardia.

Y eso inspira más que ninguna otra cosa en el mundo.

Venga, ya nos hemos vuelto a poner tontos.

Pero en serio. Con toda la sinceridad: el arte está hecho para gente como vosotras. Aunque un día os levantéis y os podáis sentir muy pequeñas, vuestra piel, sin daros cuenta, os hace grandes.

Y más grandes que os sentiréis cuando iniciéis vuestro idilio con Berëza Siberica.

Menuda galería se gasta Berëza Siberica

Ella no es muy de exhibirse. No le gusta hacer ostentación de sus obras, pero a nosotros, sinceramente, sí.

Nos encanta. Porque son dignas de exposición. Por eso, justo encima de este texto, puedes verlas todas ordenaditas para ser admiradas y probadas.

Porque, a diferencia de otras muchas piezas de arte, estas sí se pueden tocar. Y de qué manera.

De esa en la que no puedes quitarle las manos de encima. Que se vuelve adictiva y hace que no puedas dejar de sumergirte en ella.

Pero tampoco queremos hablarte de algo sin darte nombres. Así que aquí van los títulos de cada una de las obras maestras que protagonizan la galería artística de Berëza Siberica:

  • Las cremas que no parecían cremas: en ella aparecen el cremigel hidratante y el sérum corrector que, como su nombre indica, no son cremas al uso, pero hidratan con la misma intensidad.
  • El rostro de la máscara de verde: aunque no salga Leonardo Di Caprio para ponértelas como en la película, estas mascarillas son capaces de ayudarte a encerrar al acné y su séquito grasiento en lo más profundo de las mazmorras cutáneas. Y no, no te dejarán la cara verde (aunque recuerda, el efecto de ese color sobre el rojo… es implacable).
  • El destierro de los malvados: de los malvados granos, brillos y otros signos del exceso de sebo, para ser más exactos. Con un ejército de exfoliantes (en formato gel y disco), limpiador y tónico como protagonistas, no hay suciedad que se resista.
  • Piel desnuda: así será como te gustará ver la que recubre todo tu cuerpo después de tratarla con el gel de ducha.

La técnica de Berëza Siberica

Esta es una de las pocas veces en las que una artista revela el secreto de su magia. Porque sí, todos podemos ver el resultado de algo con mucho talento y ser capaces de admirarlo, pero nunca sabremos lo que esconden las manos creadoras en su interior.

Excepto aquí.

Berëza Siberica se caracteriza por desarrollar sus creaciones bajo algunas premisas a las que jamás renunciará y que, a su vez, son las que la convierten en una de nuestras favoritas.

Eso sí, no intentes imitarlas, porque son únicas:

  • Es vegana: en su totalidad. Si una obra de arte es bonita de por sí, más bonita la hace el hecho de saber que no implica dolor para nadie, ¿no crees? Por eso la galería de productos de Berëza Siberica nos fascina. Porque ningún animal sufre, en ningún momento de su creación, para que esas pequeñas maravillas lleguen hasta tu piel.
  • Es básica: en realidad, la gran mayoría de piezas artísticas lo son. Porque parten de lo más simple que hay en el ser humano y a la vez lo más complejo: las emociones. Aunque, en este caso, también se le añade otra cosa, a la que llamaremos ingredientes naturales. Hidrolatos, extractos y aceites esenciales unidos con toda la intención del mundo para lograr obras únicas.
  • Es colaborativa: qué sería de una artista si no tuviese un punto de humanidad… A Berëza Siberica la acompañan muchas manitas que aportan la materia prima para que ponga en práctica su talento. Y esas manitas son de tribus indígenas siberianas a las que ayudas a seguir adelante con el mero hecho de adoptar uno de estos productos.

Crear no es para todo el mundo; pero todo el mundo es capaz de crear si le pone empeño. Y estamos seguros de que tú, con esta colección en tu tocador, puedes conseguir verdaderos prodigios.

¿Te animas a averiguarlo?

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)