Envío gratis a partir de 18 €

Crema de manos especial invierno | Natura Siberica

Crema de manos especial invierno | Natura Siberica

5/5

4,25

-15%

75 ml

Nutre y elimina la sequedad
Protege a la piel del frío
Previene la deshidratación
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

4,25

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 4,25 4,08 3,95 3,83

Ahorra comprando para varios meses. 

Aunque no te hagan un casting, tú ya tienes el papel en tus manos. Aunque, la verdad, mejor usa esta crema y busca otro modo de llegar al éxito.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Crema de manos especial invierno | Natura Siberica

Ser una persona con las manos secas en invierno es como perderse en el bosque en mitad de la noche. Una búsqueda constante del camino de salida. Sin señales que te den pistas.

Pasarte los días buscando la forma perfecta para hidratar las manos definitivamente. Y frustrarte a diario. Luchar sin descanso para seguir teniendo manos de humano y no acabar confundiéndolas con las de uno de los monstruos de Guillermo del Toro.

Es agotador, y desmoralizador. Pero no hay que desistir. Porque un día tan brillante como hoy, en el que todo parece igual de oscuro que siempre, puedes encontrarte una crema de manos especial para invierno que te alumbre el camino y por fin te desquite de tu eterna ansiedad.

Lo que más nos gusta

  • Activación natural: su composición está repleta de ingredientes activos orgánicos, entre los cuales destaca la acción de la Rhodiola Rosea orgánica, el Hisopo siberiano y la Rosa Dáurica silvestre.
  • Con certeza: la de que es un producto orgánico y con una composición totalmente natural y en un 99% vegetal. Porque no hay nada más seguro para cuidar tus manos.
  • ADN siberiano: hecha de plantas y flores silvestres provenientes de la naturaleza siberiana. Se recolectan a mano en su momento de máximo esplendor para que puedas aprovechar todos y cada uno de los beneficios que tienen.

Lo que nos enamora

  • El efecto protector que crea sobre la piel. La mantiene a resguardo del frío y asegura su bienestar durante horas. Elimina la sequedad con rapidez, nutre en profundidad y la previene frente a la deshidratación causada por las bajas temperaturas.
  • El tacto sedoso que deja en las manos. Con una textura cremosa, ligera y fácil de aplicar que se absorbe con rapidez. Le da un refuerzo a la piel, le aporta brillo y la suaviza de tal manera que no te parecerá que son tus manos.
  • El aroma suave y embriagador que le añade aún más atractivo al resultado final. En pocos segundos pasas de ser protagonista del Laberinto del Fauno a ser La reina de las nieves.

Los culpables de su encanto

  • Rhodiola Rosea orgánica: es una de las plantas adaptógenas que mayor eficacia tiene en la protección de la piel. La mantiene a salvo del impacto de los agentes externos, dejándola suave y flexible.
  • Hisopo siberiano: suma fuerzas junto con la Rhodiola Rosea en la lucha contra los radicales libres. Unidos, crean una película protectora sobre la dermis que ralentiza la incidencia de estos y previene la piel del envejecimiento prematuro.
  • Rosa Dáurica silvestre: juntamente con la manzanilla orgánica, nutren e hidratan la piel en profundidad, dejándola suave, lisa y resplandeciente. Aseguran que la humedad de tus manos sea la que produce tu propio sistema y no la que le incrusta el maldito frío invernal.

¿Cómo usarla?

Como si fuese un guante, porque a efectos prácticos, es lo mismo.

Aplícala generosamente por las dos manos y masajéala suavemente. Procura que se impregnen bien todas las zonas de la mano, especialmente los pliegues entre los dedos, que suelen ser los más difíciles de mantener hidratados.

Repite esta acción tantas veces al día como consideres necesario. Aunque no sean muchas, es mejor prevenir que curar, así que no esperes a tener las manos muy resecas para hacerlo, ya que así conseguirás mantener un buen nivel de hidratación.

Truco de la casa:

Una forma extraña pero muy efectiva de aplicar la crema es hacerlo por la parte externa de las manos. Es decir, sin usar las palmas. Frótalas entre sí y cruza los dedos para cubrir también los huecos entre estos. De esta forma, conseguirás dar nutrición a las zonas más secas sin engrasar las yemas.

Es un truco que aquí usamos mucho para evitar perder tiempo si trabajas con el ordenador, por ejemplo, ya que así no tienes que esperar mucho rato a que se seque para seguir con tus rutinas.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)