Envío gratis a partir de 18 €

Exfoliante corporal café y canela | Café mimi

Exfoliante corporal café y canela | Café mimi

5/5

3,31

-15%

120 gr

Elimina las células muertas
Hidrata, desinflama y suaviza
Con función anticelulítica
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

3,31

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 3,31 3,18 3,08 2,98

Ahorra comprando para varios meses. 

Hay granos mucho más notables que los que se te cuelan por el bañador. Por ejemplo, los de este exfoliante, que acaban con las pieles muertas.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Exfoliante corporal café y canela | Café mimi

Es curioso cómo somos los humanos.

Nos gusta quejarnos por puro vicio. En verano, estando en la playa como reyes y sin preocupación alguna, lo único de lo que somos capaces de hablar al salir de allí es del montón de arena que llevamos pegada por todas partes.

Sí, es verdad, es molesto sentarse y sentir como todos los granitos bailan por donde quieren, ejem. Pero no nos paramos a pensar en lo ricamente que estamos. Qué más dará cuánta arena nos corra por las piernas, si lo que importa es que nos hemos estado rebozando cuales tocinos en el barro.

Además ¿te has parado a pensar en el efecto que tiene esa arena en tus piernas? Un masajito constante que va barriendo las células muertas… Que lo de sentir tu piel súper limpia después de la ducha no es solo por el jabón, querida.

Pues déjanos decirte que puedes conseguirlo sin volver a embadurnarte. No al menos con arena. Puedes probar con este exfoliante corporal y quizás no solo disipes tus dudas sino que también despiertes el recuerdo de un día de verano.

Lo que más nos gusta

  • Un placer rico en todo: en tanto como que el 95% de sus ingredientes son de origen natural. Porque no hay mejor sensación que la de saber que lo que sientes es de verdad.
  • En beneficio de todos: está fabricado con plástico 100% reciclado y reciclable a su vez. Hecho para respetar todos los ecosistemas y habitantes posibles.
  • Como las buenas recetas: guardado casi bajo llave. Porque lo que se mete en un recipiente tan hermético, no se comparte tan fácilmente. Puedes llevarlo contigo a donde quieras sin preocuparte por el espacio o por los derrames.

Lo que nos enamora

  • Textura mousse granulada súper suave tan suculenta como un helado de verano. Elimina todas las células muertas y favorece el proceso de regeneración de la piel, dejándola lisa y nutrida.
  • Efecto suavizante que produce en la piel tras su uso. Limpia en profundidad y exfolia suavemente; hidrata y la desinflama mientras la deja más elástica.
  • Aroma súper suave – aunque parezca mentira – que acompaña la exfoliación con la misma delicadeza que tú a la toalla.

Los culpables de su encanto

  • Café natural: no solo le da un toque peculiar al exfoliante, sino que también tiene propiedades muy interesantes. Tiene función antioxidante así como antiséptica y anticelulítica y, además, tonifica e incrementa las defensas de la piel.
  • Canela: además de estar riquísima, es antiinflamatoria y antibacteriana. Disminuye los granos y los poros y también le aporta luz a la piel apagada.
  • Azúcar de caña: es, básicamente, el mayor culpable de ese granulado tan especial. Al entrar en contacto con tu piel, le realiza un suave masaje que la exfolia con delicadeza y la deja como nueva.
  • Sal marina: hay que reconocerlo, es la que se lleva todo el mérito. También conocida como todoterreno, aporta los minerales necesarios para eliminar las toxinas halladas en la piel, así como absorbe las impurezas. También contribuye a la regeneración celular y, en consecuencia, deja la piel más fresca y saludable.
  • Manteca de karité: no solo le da una textura muy agradable, sino que también nutre la piel, la hidrata y la suaviza. Es uno de nuestros ingredientes favoritos.

¿Cómo usarlo?

Como un potenciador de recuerdos veraniegos: disfrutando de tus momentos de relax.

Sencillamente, aplícalo sobre la piel limpia y húmeda dando un masaje con las yemas de los dedos. Procura mantener ese movimiento circular sobre la piel mientras tengas el producto en ella, ya que su efectividad es especialmente alta al ejercer ese contacto.

Mantén ese merecido masaje durante 10 minutos y después acláralo bien con agua tibia.

Truco de la casa:

Procura hacer este ritual por la noche. Es el mejor momento para ello, puesto que ya no volverás a salir de casa y no volverás a exponer tu piel a la polución del mundo real (especialmente si hablamos de verano). Te aseguramos que si completas bien tus rituales y te acuestas después de usar el exfoliante -¡y aplicar tu crema hidratante!-, tu piel estará como recién salida de un spa a la mañana siguiente: fresca y renovada.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)