Envío gratis a partir de 15 €

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Rellenador de arrugas para cuello y escote | D'Alchemy

43,95

Capacidad: 50 ml

SKU: 12009

El escotazo que te gusta va acompañado de este rellenador de arrugas que alisa y reafirma la piel, hidrata en profundidad y minimiza las manchas.

Packs Ahorro

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 43,95 42,19 40,87 39,56

Ahorra comprando para varios meses. 

4 cuotas sin intereses de 10,99Clearpay

Contenidos relacionados

Descripción Rellenador de arrugas para cuello y escote | D’Alchemy

A veces, en esta casa nos da por hacernos preguntas existenciales.

Una de las que más nos perturba es la siguiente:

¿Qué narices le pasa a nuestra sociedad?

Vale, igual es un poco amplia. Nos explicamos: ¿os habéis planteado alguna vez lo que ocurre con el amor a mediana edad?

Sí, lo sabemos, nos estamos poniendo un poco intensos pero, de verdad, es necesario.

Parece ser que tener citas pasados los cuarenta no se ve con buenos ojos.

¿Qué pasa? ¿Hay que enamorarse necesariamente a los veinte?

Y eso por no hablar de ponerse sexy para encontrarse con alguien. Bueno… eso ya es impensable.

Vaya a ser que enseñes el escotazo que te marcas con el rellenador de arrugas para cuello y escote de D’Alchemy y alguien se quede sin aliento.

Pues mira, ya nos ha salido la vena reivindicativa: que sí. Que hay que quererse con cualquier edad. Que hay que valorarse a una misma tanto mentalmente como físicamente. Y que si te da la gana de tener cincuenta citas y de ir a todas ellas con tu mejor vestido, pues ole tú. Y si no es de cuello alto (porque no quieres que lo sea), mejor aún.

Bravo por el amor y el sex appeal después de los cuarenta (o cincuenta, o sesenta…).

Lo que más nos gusta

  • Le pone atención: porque, aunque a veces pensemos que no, nuestro cuerpo tiene infinitas zonas que se pueden tratar por separado y de forma específica. Por qué usar un producto genérico cuando viene D’Alchemy y decide marcarse un portento de la cosmética antiedad. Un producto que repara y acondiciona a la perfección la finísima piel del cuello y del escote, dejando un resultado similar al que obtendrías pasando por la aguja estética. «¿No estaréis exagerando?» No, y lo verás a los pocos minutos de haber empezado a usarla.
  • De dentro hacia fuera: en efecto, así es como actúa esta crema. Pero nosotros no hablamos solo de eso, también nos referimos a su formulación, y es que está creada con extractos de plantas, aceites esenciales vegetales y una base no acuosa de hidrosoles (el jugo que se obtiene por destilación de las hierbas y las flores). Esto hace que sus propiedades sean mucho más potentes y ello se note en la efectividad de su uso. Y ¿eso quiere decir que además es vegana? Exacto.
  • En régimen de aislamiento: esa es la fórmula mágica para conseguir un producto perfecto. Aislando la crema a través de un envase de cristal biofotónico que bloquea la entrada de la luz al interior del frasco. De esta manera, se asegura que las propiedades que posee la composición no se vean alteradas por ningún factor externo a ella, de ninguna forma posible. Podría parecer un gran descubrimiento, pero simplemente se trata de un cosmético bien hecho. Y, sobre todo, diseñado para su máximo aprovechamiento.

Lo que nos enamora

  • Por si no había quedado claro, nos fascina que trate de forma exclusiva y con especial cuidado la zona del cuello y el escote (cuya existencia, todo hay que decirlo, solemos obviar). Y lo hace hidratando la piel hasta las capas más profundas, de tal manera que consigue rellenar las arrugas y alisar la superficie, reduciendo su visibilidad y previniendo su nueva aparición. No contenta con eso, también minimiza las manchas, aclarando y unificando el tono del cutis, a la vez que proporciona elasticidad, suavidad y tersura. ¿No te parece lógico que nos tenga encandilados?
  • Su textura súper ligera, fácil de aplicar y de rápida absorción. ¿Te imaginas ir con el cuello y el escote pegajoso? Por favor, bastante tenemos ya con soportar la humedad en determinadas épocas del año. Por suerte, esta crema no tiene nada que ver con eso: se adapta sin dificultad a cada pliegue de tu cutis y crea sobre él una capa protectora que lo ayuda a restablecer su equilibrio, eliminar los signos de la edad y hacer que aflore la firmeza.
  • Aroma súper agradable (tampoco mentiremos si te decimos que llega a ser adictivo). Tiene una inclinación claramente dulce, con un toque avainillado que se entremezcla con las notas florales de sus ingredientes. Una auténtica delicia olfativa.

Dato curioso: mira si está concentrada en lograr la excelencia, que D’Alchemy numera todas las fórmulas de sus productos y las coloca bien visibles en los envases de cada uno de ellos. A medida que las van actualizando, las numeraciones se van modificando. ¿Se puede ser más perfeccionista?

Los culpables de su encanto

  • Hidrolatos de rosa, neroli, verbena y limón: tienen efecto antioxidante, tonificante y limpiador. Estimulan la regeneración de la piel y previenen la aparición de las arrugas y de la tan odiada flacidez. Además, calman la irritación, reducen las rojeces y contribuyen a eliminar las toxinas que alimentan la pérdida de elasticidad.
  • Aceite de Monoi: es conocido como uno de los mejores tratamientos naturales para la piel seca. Su contenido en ingredientes activos, que proporcionan hidratación y nutrición, ayudan a  reproducir el manto hidrolipídico de la epidermis, haciendo así que se refuerce su barrera protectora.
  • Aceite de almendras dulces: es muy nutritivo, lo cual hace que sea uno de los grandes favoritos a la hora de hidratar la piel, por sus fantásticos resultados. La deja suave y tersa pero, además, combate de forma muy resolutiva la sequedad extrema, debido a los ácidos grasos que hay en él.
  • Aceite de linaza: es un antiinflamatorio natural. Gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales, puede luchar eficazmente para mantener la salud de tu piel, liberarla de manchas y devolverle su textura lisa y suave. Además, es súper nutritivo.
  • Aceite de coco: además de su gran poder hidratante, cosa que probablemente conozcas, es muy útil por sus propiedades bactericidas. Contiene mucha vitamina E, la cual lo convierte en un perfecto antiarrugas, muy útil para ayudar a recuperar la flexibilidad y retrasar el envejecimiento cutáneo.
  • Aceite de semilla de uva: además de ser no comedogénico, es decir, no generar imperfecciones, no obstruye los poros ni engrasa el cutis y es antioxidante. Eso, como bien sabrás, se traduce en protección frente a la presencia de los radicales libres. Por otra parte, tiene acción regeneradora, por lo que estimula la producción de colágeno y consigue aumentar de forma natural la cantidad de elastina, siendo así un estupendo aliado contra las arrugas y las líneas de expresión.
  • Aceite de rosa mosqueta: conocido como uno de los grandes aliados para la reparación de la piel, hace honores a su fama con sus mágicas propiedades. Es uno de los hidratantes y regeneradores naturales más potentes que existe, pues es rico en ácidos grasos omega 3 y 6, ácido linoleico, antioxidantes y vitamina A. Por todo ello, no solo es útil para reducir y eliminar manchas y marcas de la piel, sino que también contribuye a minimizar las arrugas, puesto que es estimulante de la síntesis de colágeno.
  • Aceite esencial de rosa de Damasco: también es regenerador, por lo que ayuda de forma activa a la renovación de la piel. Tiene acción calmante, de modo que alivia eficazmente las irritaciones y, además es muy nutritivo.
  • Extracto de lavanda francesa: es muy reparador. Su acción sobre la piel estimula su regeneración, activando el metabolismo celular y promoviendo la producción de colágeno. Gracias a él, la estructura cutánea se refuerza y da lugar a una tez suave y alisada.
  • Extracto de margarita eléctrica: no diremos que es una especie de botox natural, pero los efectos que ejerce sobre la piel son similares, puesto que actúa cohibiendo la contracción de los músculos y dando lugar a un cutis más liso por la reducción de formación de arrugas. Además, contiene antocianinas, flavonoides, polifenoles y saponinas. En conjunto, se encargan de aclarar la piel, reduciendo la presencia de manchas oscuras y aportando luminosidad, aliviar la inflamación y reducir la flacidez, a la vez que la protegen de los agentes externos – e internos – que la deterioran progresivamente.
  • Manteca de karité: como ya sabrás, tiene un gran poder hidratante. La humectación que proporciona a la piel ayuda de forma activa a regenerarla y recuperar su elasticidad, haciendo que se mantenga más firme y suave, y logrando un aspecto rejuvenecido.

¿Cómo usarlo?

Tan fácilmente como cualquier otra crema: con las manos y la piel de cuello y escote limpias, aplica una cantidad moderada (la equivalente a una almendra, aproximadamente) sobre la zona a tratar y distribúyela mediante suaves masajes. Deja que se absorba y ¡listo!

Truco de la casa:

Cuando decimos lo de aplicar las cremas haciendo un masaje no es cosa de un capricho. Es un acto que estimula la circulación sanguínea y favorece que la piel active un proceso de regeneración natural. Con lo cual, no solo absorbe el producto que le estás dando, sino que, además, está produciendo elementos beneficiosos por sí misma. Si, además, lo haces en sentido ascendente, estarás colaborando a evitar que el peso de la gravedad afecte a su estado.

Y, ya que estás, frótala primero un poco entre las dos manos para calentarla y conseguir una mejor integración con la piel.

Categorias

GRATIS

EL REGALO DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)