Envío gratis a partir de 18 €

Mascarilla facial antiedad Caviar de Rusia | Natura Siberica

Mascarilla facial antiedad Caviar de Rusia | Natura Siberica

5/5

8,92

-15%

100 ml

Nutre, hidrata y tonifica
Restablece la elasticidad
Calma las irritaciones
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

8,92

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 8,92 8,56 8,30 8,03

Ahorra comprando para varios meses. 

Cuando te digan que ya no eres la misma, siéntete halagada. Porque tu «yo» de antes no conocía esta mascarilla, y ahora… sí, ahora eres otra.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Mascarilla facial antiedad Caviar de Rusia | Natura Siberica

Cuando te dicen eso de «hay que aprender a valorar los pequeños placeres» a veces te suena a topicazo.

Especialmente cuando eres demasiado joven.

Pero, a medida que pasan los años, le vas dando cada vez más valor a eso que la gente llama «pequeños placeres».

Y, ay, qué maravilla.

Donde antes necesitabas grandes cosas ahora te basta con poco. Donde antes veías pamplinas y chorradas sin importancia, ahora te das el gusto.

Cogerte unos sorbitos de lo que sea (llámalo vino, llámalo café, llámalo té…), o un rico manjar y tumbarte en el salón. Sin nadie que te moleste (y si aparece, que sea para darte un masaje en los pies), con esa buena música que te encanta y que tan poco escuchas o un buen libro. O un programa interesante. Y tu mascarilla.

Oh, sí. Tu rica mascarilla facial antiedad semanal. Con caviar de Rusia. Que te fascina tanto que a veces hasta le pegarías bocado.

Pero no lo haces. Porque sino… dónde quedarían los pequeños placeres.

Lo que más nos gusta

  • Excepcional: como tú. Creada con ingredientes únicos y especiales cuyas propiedades son usadas de forma muy específica. Porque qué tiene una colección si no existe en ella algo que la haga interesante. En este caso, cada uno de los productos que la compone está basado en un elemento principal cuyo potencial es la esencia de su acción. Caviar de Rusia, Cedro Blanco, Rosa Ártica, Abedul de Plata… auténticas joyas de la naturaleza.
  • De belleza nórdica: esa que tanto nos gusta. Delicada, femenina, sencilla, con un punto de majestuosidad. Esa es la inspiración que rodea esta colección, que fue diseñada originalmente pensando en el corazón de Dinamarca: Copenhagen. Una línea que emula la hermosura de este país y los preciosos parajes que hay en él.
  • Con elegancia natural: como la que puedes encontrar en ti por mucho que pasen los años. Porque está creada con algas de las Islas Faroe y plantas y bayas siberianas de origen silvestre. ¿Dónde encontrarás más pureza? Pues quizás lo hagas en tu interior después de ver que, con esta colección a tu lado y, con lo que tú quieras, hay belleza en cada parte de tu ser. Qué profundo nos ha quedado eso, ¿verdad?

Lo que nos enamora

  • La dosis de nutrición que aporta a la piel. Eso por delante. Y, además, contribuye a la regeneración y ralentiza el proceso de envejecimiento. Lo hidrata y le devuelve a tu cutis la tonificación y la elasticidad que le corresponden, y dejan en él un aspecto saludable, fresco y radiante.
  • Textura de densidad media, fácil de aplicar y muy cómoda de llevar. Dicho en otras palabras, no es pegajosa. Es suave y delicada, tanto que hasta igual te sabe mal tener que quitártela. Y más teniendo en cuenta que mientras la llevas puesta está nutriendo tu piel, restableciendo su elasticidad y tonificándola.
  • Aroma muy suave con un toque floral que incrementará la sensación de cuidado y, sobre todo, el nivel de ese pequeño placer. Vamos, que si antes intentabas no fallar, ahora ya no habrá nadie que te quite tu momento mascarilla.

Los culpables de su encanto

  • Extracto de caviar negro: si por algo se conoce a este ingrediente es por sus capacidades rejuvenecedoras. Contiene gran cantidad de proteínas, minerales y vitaminas, que activan la el proceso de renovación de la piel y, con ello, ralentizan el envejecimiento de la misma.
  • Complejo de polisacáridos: es el encargado de hidratar la piel. Reduce la sequedad, la tirantez y la pérdida de hidratación, y además estimula la producción de elastina, que como bien sabrás, es esencial para mantener la juventud de la piel. El resultado: suavidad y tonificación por todas partes.
  • Pantenol: es uno de los componentes más preciados en el proceso de curación de las pieles (de ahí que se use tanto en el cuidado de los tatuajes). Y es que acelera la regeneración de la piel , contribuyendo a recuperar un estado saludable y una buena apariencia con mayor rapidez.
  • Omega-6: seguramente lo conozcas por el aporte nutritivo que tiene para el organismo. Pero es que para la piel tampoco se queda atrás, puesto que la nutre intensamente y participa también en la recuperación de la elasticidad.
  • Complejo de saponinas, taninos y fitoncidas: todas ellas son las que se ubican en las hierbas silvestres de las que te hablábamos. Calman la piel, reducen la irritación (si es que existe) y le aportan un tacto suave y aterciopelado. Como si de una reina se tratase.
  • Extracto de algas de las Islas Faroe: además de las vitaminas que has leído un poco más arriba, en este extracto también las hay. Y fíjate bien, que no son pocas: A, B1, B2, B6, B12, C y E. Además, contienen microelementos y yodo, pero lo más importante que debes saber es que todos ellos, juntos, hacen que tu piel esté más tersa y suave, porque la hidratan y la nutren en profundidad, consiguiendo recuperar su equilibrio hídrico.

¿Cómo usarla?

Tú lo sabes mejor que nadie: como un pequeño gran placer.

Aplica sobre la mano la cantidad equivalente a un par de avellanas y frota con la otra mano. Extiéndela por la piel del rostro limpia y seca. Déjala actuar durante 10 o 15 minutos.

Después, retírala con agua tibia hasta que no quede ni rastro (físico) de ella. Decimos físico porque el sensorial te acompañará durante un buen ratito.

Y espera, que todavía no te hemos contado lo mejor: puedes usarla hasta dos veces por semana.

Truco de la casa:

No apliques la mascarilla directamente sobre la piel sin trabajarla un poco. Frótala entre tus manos y aplícala cuando sientas que ya no está tan fría: eso favorecerá una mejor absorción.

A veces puede parecer una tontería, pero el movimiento de las manos influye mucho en cómo los productos inciden en nuestra piel, por eso es recomendable que lo hagas con movimientos circulares que estimulen, desde un principio, la circulación sanguínea. De abajo hacia arriba.

Esta mascarilla forma parte de la colección NS Copenhagen. Mete el hocico en ella y no lo saques hasta que te sientas como una divinidad nórdica. No te engañes, conseguirlo es tan sencillo como ir probando cada uno de sus productos.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)