Envío gratis a partir de 15 €

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito
-15%

Lily Lolo | Bronceador compacto - Miami Beach

16,96

Capacidad: 9 gr

SKU: L1026

Para ser el último en el podio, a nosotros nos parece que el bronce es un color ganador. Date un toque este bronceador y ponte al nivel del sol.

Agotado

Enviarme una notificación cuando el producto vuelva a estar disponible.

Packs Ahorro

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 16,96 16,28 15,77 15,26

Ahorra comprando para varios meses. 

4 cuotas sin intereses de 4,24Clearpay

Play Video

Contenidos relacionados

Play Video

Descripción Lily Lolo | Bronceador compacto – Miami Beach

Hay una cosa en la que la mayoría de seres humanos estamos de acuerdo.

Qué gustazo da ver salir el sol. Qué reconfortante. Qué placentero. Qué buen rollo. Nos cae bien el sol.

Que parece una tontería, pero es así. Da igual si eres más de invierno o de verano, si te gusta más la montaña o la playa o si eres un signo del horóscopo u otro.

Es una realidad: el sol nos alegra la vida. Nos ilumina en sentido literal y figurado. Es como que transmite positivismo y da la sensación de que todo ha mejorado, ¿verdad? Si ya lo dicen: «después de la tormenta siempre sale el sol». Por algo será que el refrán es así y no al revés.

Y sentirlo en la piel. Oh, qué maravilla. Aunque solo sea un ratito. No hace falta ponerse en modo lagarto a tostarse, basta con que notes su calorcito flotando sobre tu rostro, dejando que te rellene el depósito de energía. Y lo bien que sienta verte la piel después con ese toque bronceadito, eh.

Lástima que eso no pasa siempre. Una no vive siendo besada por el sol constantemente. Así que a veces tiene que darse el beso ella misma.

«¿Qué dices?» Pues que si el sol no viene a ti, tráetelo tú y dale a tu piel un toque caribeño con este bronceador compacto. Que a ti no te hace falta nada más que tu destreza para derrochar vitalidad.

Lo que más nos gusta

  • Hecho con cariño: casi tanto como el que le tienes tú al sol. Con cariño y un poquito más, porque es libre de tóxicos y con una composición 100% apta para personas veganas. Con ingredientes naturales y, por supuesto, minerales.
  • Tú a Londres y yo también: porque es travel friendly. Esto significa que ya puedes irte a Cancún, que llegaréis los dos igual de divinos. Bueno, igual si te vas allí no lo necesites pero, en caso de llevártelo, no te será un estorbo porque con su espejo y su formato compacto podrás usarlo hasta metida dentro del mar.
  • Sin rebote: porque, a veces, el sol puede ser un poquito dañino para la piel (aunque eso, más que culpa suya, es culpa nuestra). Este pequeño aliado no te ayudará solo a emular las consecuencias positivas de tomar el sol, sino también a evitar las negativas porque, gracias al aceite de argán que lleva, tiene un efecto anti-aging.

Lo que nos enamora

  • Su fórmula. Es hidratante porque tiene aceite de jojoba. Ya solo con eso podríamos darnos por contentas, pero es que, además, proporciona protección natural antioxidante y antibacteriana. Vaya, que no deja que nadie más que tú pueda hacer cambios sobre tu piel.
  • Es beneficioso para la piel, ya que no contiene perfumes ni tampoco talco. Por si no tienes muy claro en qué se traduce eso a efectos prácticos, ya te lo decimos nosotros: estos dos componentes son secantes, ya que el primero suele contener alcoholes y el segundo retiene la humedad. Por lo tanto… ¡más hidratación para tu piel!
  • El acabado que le da a la piel. Un bronceado instantáneo, brillante (que no con brillos) y de un aspecto natural. Proporciona un color suave que es edificable, es decir, que puedes reforzar e intensificar añadiendo más capas. Y, por supuesto, eso lo convierte en una opción válida para cualquier tipo de piel – sea del tono natural que sea -.
  • Es de larga duración. Y otra cosa no, pero no tener que retocarte el maquillaje es una de las cosas que más valoras, y lo sabes. Otra cosa es que puedas llevarlo encima por lo que pueda pasar, pero no será porque tu look se esté esfumando por momentos.

Los culpables de su encanto

  • Aceite de argán: es un hidratante donde los haya. Mantiene la piel suave y, gracias a la gran cantidad de ácidos grasos y vitaminas que contiene, es ideal para cuidar la piel y evitar que incidan en ella los signos de la edad.
  • Jugo de granada: debido al gran contenido de agua que posee, facilita que la piel mantenga sus niveles óptimos de hidratación. Además, es un gran aliviante para las pieles secas e irritadas porque contiene ácido graso poliinsaturado. Vamos, que si tenías dudas al respecto, puedes estar tranquila: no hay opción posible de acabar con la cara acartonada.
  • Aceite de ricino: ¿sueles tener la piel irritada, seca o con descamación? Pues no, este bronceador no hará que estos problemas desaparezcan de golpe, pero tampoco causará un empeoramiento de los mismos. Y eso es gracias a este ingrediente, que tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas que contribuyen a reducir las secuelas de este tipo de afecciones cutáneas.
  • Aceite de Manuka: es uno de los ingredientes estrella de esta combinación. Y es que este aceite, además de ser muy humectante, posee una infinidad de propiedades que lo hacen interesante para cualquier piel: es antiinflamatorio, antiséptico, antibacteriano y fungicida. Está claro que el objetivo principal de un bronceador no es tratar la piel, pero que lleve un componente como este quiere decir que cuando lo retires tu cara no estará hecha un mapa (más bien al contrario), ya que si en algo contribuirá, en todo caso, es en minimizar los efectos de la inflamación y la irritación.

¿Cómo usarlo?

En dos sencillos pasos:

  1. Con un brocha en ángulo, presiona ligeramente sobre el bronceador y hazlo girar para retener el polvo. Después, elimina el exceso dando unos ligeros toquecitos sobre el mango de la brocha. Procura que no sea una brocha muy grande, ya que así podrás trabajar mejor la zona.
  2. Aplica sobre las mejillas formando una línea en diagonal desde debajo del pómulo, acercándote progresivamente hacia el centro del rostro. También puedes aplicarlo en cuello y escote para simular el efecto de piel bañada por el sol.

Truco de la casa:

Es importante que tengas en cuenta que el primer contacto siempre es el que suelta más pigmento, por ello te recomendamos que la primera aplicación la realices siempre en la zona más cercana a las orejas, para incrementar el volumen del pómulo y estilizar las facciones del rostro.

Ten en cuenta también la forma de tu cara: si es muy estrecha o alargada, es recomendable que hagas el trazo en dirección horizontal, mientras que si es ancha o rectangular, conviene que lo dirijas en diagonal hacia la boca. Puedes seguir el mismo patrón con la nariz y el marco facial, la premisa es la siguiente: si quieres reducir o afinar, aplica bronceador en los extremos (por ejemplo, una suave línea recta a cada lado del tabique nasal).

Categorias

GRATIS

EL REGALO DE LA SEMANA

Solo tienes que llegar a los 29 € de pedido y podrás escoger entre estas maravillas en el carrito. 

#PORTUCARABONITA

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)