Envío gratis a partir de 18 €

Lily Lolo | Colorete mineral - Clementine

Lily Lolo | Colorete mineral - Clementine

5/5

9,34

-15%

3 gr

Acabado suave y mate
De larga duración
Pigmentación adaptable
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

9,34

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 9,34 8,97 8,69 8,41

Ahorra comprando para varios meses. 

4 cuotas sin intereses de 2,34Clearpay

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Lily Lolo | Colorete mineral – Clementine

Vamos a ver. Tenemos que hablar muy seriamente sobre un tema.

¿Qué narices es eso de pellizcarse los mofletes? No, perdona. No hay excusa que lo justifique. Que alguien nos explique cuál es la necesidad de seguir usando una técnica ancestral que no usaban ni nuestras abuelas, cuyo resultado es única y exclusivamente una piel maltratada.

Sí, claro, luego nos preguntamos que por qué tenemos marcas, o por qué nos aparecen granitos, o por qué tenemos los mofletes más grasos (que ya lo son de por sí).

Pues hombre, con costumbres como estas, aún es poco todo lo que te sale, amiga.

Por favor, es muy necesario transformar ese hábito tan feo en uno tan precioso como darse una suave pincelada con este colorete mineral, que le da un tono súper natural al rostro y aleja a tu piel de las agresiones absurdas.

Lo que más nos gusta

  • Hecho con cariño: a diferencia de esos repizcos que te pegas en la cara. Con cariño y un poquito más, porque es libre de tóxicos y con una composición que incluye distintos tonos aptos para para veganos: Doll Face, Cherry Blossom, Rosebud, Juicy Peach y Rosy Apple. Con ingredientes naturales y, por supuesto, minerales. Pensada para darle salud a tu piel en lugar de quitársela.
  • Bien sellada: no solo sobre tus mejillas, sino también en su propio envase. Lleva un tamiz con cerradura incluido en el interior para evitar que vayas desperdiciando producto. Además de impedir el desastre que se provoca cuando lo abres y te llenas las manos de pigmento. El trabajo es tuyo para conseguir no acabar con la cara a topos.
  • En la variedad está el gusto: y también el maquillaje. Porque tiene un abanico de tonalidades que son aptas para cualquier tono y tipo de piel (sí, las más sensibles incluidas) y para cualquier actitud. Seas modosita o atrevida, hay un color asegurado para ti.

Lo que nos enamora

  • Su fórmula. Es libre de aceites, lo que le permite conseguir un tacto suave y sedoso sin engrasar la piel (cosa que haces con las yemas de tus deditos). Proporciona un color puro y ligero que no genera pesadez en el rostro ni se cuartea.
  • La versatilidad de su pigmentación. Gracias a su composición, permite hacer looks de forma edificable y totalmente personalizable. ¿Qué significa esto? Que se crea a base de capas. Solo necesitas un pincel en ángulo para rubor y tu color favorito. La intensidad que desees darle dependerá de la cantidad de capas que le apliques a tu piel.
  • Sus acabados. Puedes escoger un tono con acabado mate para maquillajes más naturales o bien con acabado brillante para conseguir una imagen más fresca. O también puedes escoger los dos (eso es lo que haríamos nosotros, seguramente).
  • Su durabilidad. Pensado para que te acompañe todo el día y proteja la integridad de tus mejillas. Dicho de otro modo: a prueba de pellizcos. Porque un maquillaje que es saludable para ti, debe ser capaz de resistir todo el día para que evites la tentación de llevarte las manos a la cara.

Los culpables de su encanto

  • Silicio: por si no lo sabías, este es un componente imprescindible para mantener la elasticidad de la piel. Y qué importante es cuando hablamos del rostro, que es el que más pronto envejece. Por eso está en esta fórmula de forma activa y produce hidratación en la piel, así como el incremento de producción de colágeno, que evita la flacidez y la aparición de las arrugas.
  • Mica: este es un ingrediente que no solo beneficia el uso del maquillaje, sino que también le da un aporte de interés. Y es que, con su acción, impide que los poros se taponen, contribuyendo así a evitar la aparición de imperfecciones. Además, le da un brillo natural a los pómulos y favorece que, incluso después de retirar el rubor, mantenga una apariencia saludable.

¿Cómo usarlo?

En tres sencillos pasos:

  1. Espolvorea un poco de polvo sobre el tamiz que lleva dentro del frasco. Así dosificas la cantidad a utilizar.
  2. Con un pincel en ángulo, presiona ligeramente sobre el colorete y hazlo girar para retener el polvo. Después, elimina el exceso dando unos ligeros toquecitos sobre el mango del pincel.
  3. Aplica sobre las mejillas formando una línea en diagonal desde el final del pómulo, acercándote progresivamente hacia el centro del rostro.

Truco de la casa:

Es importante que tengas en cuenta que el primer contacto siempre es el que suelta más pigmento, por ello te recomendamos que la primera aplicación la realices siempre en la zona más cercana a las orejas, para incrementar el volumen del pómulo.

Ten en cuenta también la forma de tu cara: si es muy estrecha o alargada, es recomendable que hagas el trazo en dirección horizontal, mientras que si es ancha o rectangular, conviene que lo dirijas en diagonal hacia la boca.

Combina los tonos entre sí o con el labial que lleves ese día (si es que usas) y así obtendrás un aspecto más sofisticado.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)