Envío gratis a partir de 18 €

Lily Lolo | Refill Base mineral - Cool Caramel

Lily Lolo | Refill Base mineral - Cool Caramel

5/5

13,26

-15%

10 gr

Reemplazo cómodo y limpio
Minimiza las imperfecciones
Acabado cubriente y natural
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

13,26

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 13,26 12,73 12,33 11,93

Ahorra comprando para varios meses. 

A grandes males, grandes remedios. ¿Eres un desastre andante y nunca recuerdas hacer reposición de tu makeup a tiempo? Este refill es para ti.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Lily Lolo | Refill Base mineral – Cool Caramel

Admítelo. A ti también te pasa.

Te encanta maquillarte, y comprar maquillaje. Oh, sí. El momento de comprarlo es tremendamente emocionante. La ilusión de un nuevo producto en tu neceser no se puede comparar con demasiadas cosas. Parece una tontería, pero a ti eso te da la vida.

Lo que no te la da tanto es tener que hacer una reposición desesperada.

Porque a todas nos ha ocurrido, al menos, una vez.

Vas al baño – o a tu tocador, si eres tan afortunada de gozar de tal maravilla -, y te dispones a realizar tu rutina de maquillaje diaria (u ocasional, en tal caso las probabilidades de que te ocurra lo que contaremos se multiplican).

Lo que decíamos: empiezas a aplicar tu base, ya tienes hecho medio rostro, vas a ponerte con el otro medio y ¡Ahhh! No puede ser. Tan solo te quedan unos resquicios de tu preciada base mineral. Y ahora qué. Pues ahora te toca apañarlo como puedes y como tu creatividad te permita.

Y no es que nosotros no queramos incentivar que saques tu lado más creativo, pero mujer, mejor en otro punto del proceso (ojos, labios…).

En este, casi mejor si te guardas en la recámara un Refill del tono que estés usando. Que no ocupa mucho espacio y además contribuye a mantener vivo el planeta. Si es que todos salimos ganando.

Lo que más nos gusta

  • Libre de complejos: así es como te vas a seguir sintiendo con ella. Que es una recarga, pero sigue siendo tu base de siempre: al natural, libre de tóxicos y con una composición que es 100% apta para personas veganas. Con ingredientes naturales y, por supuesto, minerales.
  • Implicada con todos: no solo contigo. Además de asegurar que estés cubierta – en todos los sentidos posibles -, promueve el reciclaje ya que, gracias a ella, puedes seguir usando tu cajita con tamiz original sin necesidad de tirar a la basura y adquirir otro nuevo. Ah, y el material de la bolsita de recarga también es reciclable. Si es que es una fantasía.
  • Ole y ole los colores: hay tantas recargas como tonalidades tiene la base. Y ¿qué es lo mejor de eso? Pues que puedes cambiar de tono cuando te dé la gana sin necesidad de comprar un nuevo estuche completo. Por ejemplo, en verano, cuando se te acabe tu base y estés un poco más morenita, será un momento ideal para probar otra tonalidad.

Lo que nos enamora

Pues todo lo que nos enamoraba en la base original, porque no debemos olvidar que sigue siendo el mismo producto pero con otro formato. Es decir:

  • Su fórmula. Está hecha con minerales molidos que proporcionan un acabado digno de revista, apto para las pieles más guerreras. Sí, aunque tengas propensión a las imperfecciones tontas pero puñeteras, también es para ti. ¿Sabes por qué? Porque es no comedogénica.
  • Su cobertura. Si crees que una base en polvo no te puede dar el resultado ideal, estás totalmente equivocada. Se integra con la piel a la perfección, dando un acabado natural que resiste incluso al agua. Puedes pegarte una panzá de reír, que ni que acabes llorando dejarás de estar divina.
  • Las propiedades que le ofrece a tu piel: no lleva aceite y la fusión de minerales que la compone contribuyen a minimizar la visibilidad de las imperfecciones (incluidas las líneas de expresión) y darle más luz al rostro. Incluye ingredientes activos antibacterianos que evitan que tu piel pueda sucumbir a las afecciones cutáneas.
  • Es responsable con el medio ambiente, y ya sabes que eso nos fascina. ¿Te ha gustado el producto? Fantástico, no necesitas comprar otro: basta con una recarga de papel reciclable para que rellenes tu frasquito y lo uses una y otra vez.

Los culpables de su encanto

  • Mica: este es un ingrediente que no solo beneficia el uso del maquillaje, sino que también le da un aporte de interés. Y es que, con su acción, impide que los poros se taponen, contribuyendo así a evitar la aparición de imperfecciones. Además, le da un brillo natural a la cara y favorece que, incluso después de retirar la base, mantenga una apariencia saludable.
  • Zinc: haciendo equipo con la mica, este ingrediente lucha de forma activa contra la inflamación de la piel y contribuye a regular la producción sebácea. Esto deriva en una minimización de las consecuencias del acné, como es el alivio de la irritación y la reducción de las cicatrices.

¿Cómo usarla?

Si estás comprando el refill, lo más probable es que no necesites ninguna explicación. Pero nosotros te la damos, que nunca está de más refrescar.

En cuatro sencillos pasos:

  1. Antes de nada, coloca crema hidratante sobre tu piel. Es muy importante darle una buena base de hidratación antes de comenzar cualquier rutina de maquillaje.
  2. Espolvorea un poco de polvo sobre el tamiz que lleva dentro del frasco. Así dosificas la cantidad a utilizar.
  3. Con una brocha para base o bien una esponja, toma una pequeña cantidad de producto y después repártelo sobre la mano para eliminar el exceso y poder aprovecharlo después.
  4. Aplica la mayor cantidad de producto en las zonas donde requieren de mayor cobertura. Esa es la parte inicial a maquillar. Después, continúa por el resto del rostro con menor cantidad y siempre dando ligeros toques, sin arrastrar el producto. Este punto es importante para conseguir un resultado unificado sin trazos marcados.

Y si lo que quieres saber es cómo recargar tu estuche, también te lo contamos rápidamente:

  1. Desenrosca el tapón de tu base original y retira el tamiz con cuidado.
  2. Abre el saco de recarga y vuelca el producto en el interior del frasco.
  3. Coloca el tamiz de nuevo y déjalo en posición de bloqueo. Luego tapa otra vez el frasco y ¡listo!

Truco de la casa:

Para prolongar la permanencia del producto en la piel, es recomendable que uses una prebase o primer que te ayudará a fijarla mejor.

En cuanto a la aplicación, estos son algunos trucos rápidos:

  • Aplica más capas de producto en la zona de los pómulos y la mandíbula para conseguir un tono más oscuro y crear un efecto de contouring.
  • No maquilles únicamente el rostro, aprovecha el exceso de producto para maquillar la zona del cuello y el escote. En el caso del cuello sí puedes hacerlo arrastrando un poco la herramienta, ya que así crearás un efecto vertical que lo estilizará.
  • Limpia siempre tus herramientas con agua tibia y jabón neutro después de usarlas y guárdalas en un lugar seco y libre de la exposición al polvo y la suciedad. Así evitarás correr el riesgo de importar bacterias a la piel cada vez que te maquilles.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)