Envío gratis a partir de 18 €

Manteca natural siberiana para pies | Natura Siberica

Manteca natural siberiana para pies | Natura Siberica

5/5

7,56

-15%

120 ml

Hidrata y tonifica la piel
Suaviza callos y grietas
Incrementa las autodefensas
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on print

7,56

-15%

¿Quieres ahorrar?

Unidades 1 3 6 12
Precio/unidad 7,56 7,26 7,03 6,80

Ahorra comprando para varios meses. 

¿Quién te ha dicho a ti que no puedes tener el mundo a tus pies? Con una manteca como esta puedes pisar todo lo fuerte que quieras.

Solo te faltan 29,00 para seleccionar tu regalito

Descripción Manteca natural siberiana para pies | Natura Siberica

– Mamá, ya sé qué quiero ser de mayor.

– ¿Qué quieres ser hija?

– Quiero ser modelo de pies.

– ¿Qué? Ni de coña. Con eso vas a ser pobre toda tu vida.

– ¿Por qué? ¡Si tengo unos pies preciosos!

– Los pies son lo más feo que hay en el cuerpo. Nunca vas a poder prosperar viviendo de ellos. ¡Eso no se enseña!

Examen sorpresa: ¿cuál de las dos crees que está equivocada?

Respuesta correcta: la madre.

¿Por qué tanta manía a los pies? ¿Por qué ese empeño en discriminarlos? ¿Por qué aceptar que son feos?

Para empezar, hay pies que son preciosos. Pies más bonitos que algunas personas (y no lo decimos por sus caras).

Vale, puede ser que sean lo más amorfo que tenemos en el cuerpo. Puede ser que no siempre encajen bien con unos zapatos. ¿Pero acaso a nosotros nos queda todo bien siempre?

Pues claro que no. Los pies pueden ser todo lo bonitos que una quiera. Y no, no nos referimos a que te los operes si no te gustan. Nos referimos a que, simplemente, debes cuidarlos como merecen. Y tampoco hace falta gran cosa para ello: simplemente añadir esta manteca natural siberiana a tu rutina de higiene diaria. ¿Tan fácil? Tan fácil.

«¿Y podré ser modelo de pies entonces?» Bueno. De eso ya hablamos otro día.

Lo que más nos gusta

  • Relax, take it easy: tan easy como ponerte una cremita y olvidarte del resto. Porque esta colección está pensada para aportar calma a tu piel y ayudarla a desconectar de todos los impactos nocivos que se ve obligada a combatir a diario. Lo único que tienes que hacer tú es coger el albornoz, tumbarte con tu musiquita zen y dejar que Sauna & Spa haga el resto… ¿te apetece?
  • Take it seriously: porque una cosa es relajarse y otra muy distinta pasar de todo. Y lo segundo no va con esta marca. Por eso, todos los productos de esta colección poseen el sello Eco Bio Cosmetics avalado por ICEA. Que, básicamente, lo que viene a decir es que está creada con ingredientes de producción ecológica. ¿Suficiente seriedad?
  • Take it siberianamente: porque si hay que tomarlo de algún lado, que sea de la naturaleza. Para ser más concretos – y más estrictos -, de la naturaleza siberiana. Y que sean plantas y bayas con unas características únicas e irrepetibles capaces de darle a tu piel un bienestar inimitable.

Lo que nos enamora

  • El efecto tonificante que produce sobre la piel. Incrementa su elasticidad, la llena de aceites grasos y antioxidantes que promueven su rejuvenecimiento y estimula su metabolismo. Vaya, que gracias a ella modelo igual no… pero probadora de zapatos seguro que sí (esa idea tampoco te disgusta, ¿verdad?).
  • La textura que tiene, ideal para hacer masajes (guiño guiño). Es súper suave, delicada con la piel, se extiende con facilidad y no, no es nada pegajosa. La capa de hidratación que crea sobre la piel incrementa sus funciones de defensa y la cicatrización de pequeñas heridas propias de la zona como los callos o las microgrietas. Por cierto, no tarda en secar, pero tampoco es recomendable que te pongas un zapato de tacón nada más aplicarla… por lo que pueda pasar.
  • El aroma increíblemente cítrico que tiene. Es pura esencia de limón. Y sabes lo bueno que tiene eso, ¿verdad? Efectivamente: solapa por completo el olor típico de quesito. Ya, ya, sabemos que a ti no te huelen los pies… pero por si acaso te da por llevar medias.

Los culpables de su encanto

  • Extracto de schisandra oriental: es el responsable de que después de aplicarla tus pies estén tan tersos como los melones y suaves como la seda. Estimula la regeneración de la piel e incrementa su capacidad natural de defenderse frente a los agentes externos.
  • Aceite de pino siberiano: alimento pa’ tus piececitos. Es rico en ácidos grasos y antioxidantes que, además de proteger la piel de su pronto deterioro, mejoran la elasticidad de la piel y promueven su rejuvenecimiento. Vamos, unas pezuñitas que ni Cenicienta.
  • Aceite de lavanda: además de contribuir a conseguir una mezcla aromática más que refrescante, contiene propiedades regenerativas que fomentan la renovación de la piel en las zonas más conflictivas y por las que en un principio no te planteas ser modelo de pies (véase grietas, callos u otros de la misma índola). Cicatriza las microheridas y consigue una piel de cuento.

¿Cómo usarla?

Lo primero, con los pies limpios. Eso no es discutible. Y secos.

Lo segundo, con calma y paciencia. Porque no está pensada para ser – solo – un salvavidas, también busca proporcionarte un momento placentero y un resultado duradero. Y para ello tienes que dedicarle tiempo.

Lo tercero: con movimientos intensos (sin hacerte daño tampoco) que estimulen la circulación de la piel, y haciendo especial hincapié – valga la redundancia – en aquellas partes que más te lo piden.

Truco de la casa:

Si quieres convertir esta manteca en un auténtico tratamiento spa, puedes hacer lo siguiente: aplícate la crema masajeando con intensidad y después envuelve los pies con bolsitas (¡de material reutilizado siempre!) y déjalos encerrados, sin apretar, para que conserven el calor de tus manos. Esto, juntamente con el masajito que les acabas de dar, favorecerá que absorban mucho mejor el producto.

Categorias

En Soyes utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte contenido acorde a tus preferencia (Ver Política Cookies)